El ex alcalde de A Coruña, Paco Vázquez, y su mujer (en segundo plano) | EFE/archivo

La buena salud de las empresas de la familia de Paco Vázquez

stop

Iglevaz, holding familiar del exacalde coruñés, y su participada, Hidroeléctrica del Arnoya, acumulan casi dos millones de beneficios en los dos últimos años

A Coruña, 13 de febrero de 2018 (04:55 CET)

Retirado de la política, pero en absoluto alejado de los negocios familiares. Francisco Vázquez contempla la evolución de un conglomerado del que son administradores sus dos hijos, Francisco y Elena, y socia su mujer, Mari Carmen de la Iglesia Illanes, y que acumula beneficios en los últimos años, dejando atrás la convulsa tormenta política en la que se vio envuelto. Es el caso de Iglevaz, la sociedad de cartera familiar, y también de su participada, Hidroeléctrica del Arnoya.

Ambas sociedades, Iglevaz e Hidroeléctrica del Arnoya, acumulan en los dos últimos años unos beneficios de 1,7 millones de euros. Una, la primera, es una sociedad de cartera con poca actividad más allá de la participación en la compañía energética, de la que el grupo familiar declara un control directo del 50%. La sociedad gestiona un parque eólico en Lugo, concretamente la instalación de O Chao, entre Ourol y Muras, que en los últimos años ha sido ampliado, según consta en las cuentas presentadas por la sociedad en el Registro Mercantil de A Coruña.

La gestión

Iglevaz, la sociedad de cartera de la familia, de la que el propio Paco Vázquez ha sido apoderado solidario tras su regreso del Vaticano como embajador ante la Santa Sede, está gestionada actualmente por Francisco y Elena Vázquez de la Iglesia. Mari Carmen de la Iglesia figura como socio. Iglevaz, que acaba de ampliar capital, logró un beneficio de 154.528 euros en 2016, último año del que ha presentado cuentas, frente a los 262.313 euros de ganancia neta que había logrado un año antes, en 2015.

El principal activo de Iglevaz es precisamente su participación en Hidroeléctrica del Arnoya, que cuenta con un activo superior a los 12 millones de euros. En los dos últimos años, la compañía energética acumula unos beneficios de explotación superiores a los 1,2 millones de euros (360.000 en 2016 y 857.000 en 2015). Los gastos financieros hicieron, en ambos años, que su beneficio neto fuera algo inferior.

El parque eólico O Chao, gestionado por Hidroeléctrica del Arnoya, tiene un valor en libros de 9,5 millones de euros, mientras que la ampliación está valorada en otros 2,4 millones.

Jugosos dividendos

A pesas de ese nivel de beneficios, Hidroeléctrica del Arnoia tira de reservas para retribuir a sus accionistas. Durante los últimos cinco ejercicios la empresa no ha distribuido dividendos con cargo a resultados, según aclara la memoria de la compañía. En 2012 fueron un total de 100.000 euros en dividendos con cargo a reservas, que pasarían a unos 480.000 euros en 2015 y otros 300.000 euros en 2016. Los beneficiarios, Iglevaz y Gespifont, sociedad esta última del presidente de la patronal coruñesa, Antonio Fontenla.

De hecho, a la junta general de Hidroeléctrica del Arnoia, celebrada en A Coruña en junio del año pasado, asistieron su administrador único, Antonio Fontenla Piedrahita, y Elena Vázquez de la Iglesia, la hija de Paco Vázquez, que actuó en calidad de presidenta de la junta general.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad