Los trabajadores de Alcoa recrudecen sus protestas ante el anuncio de despido de más de 500 trabajadores. EFE (Eliseo Trigo)

La bolsa premia a Alcoa: dobla su valor en pleno cierre de San Cibrao

Las acciones de la multinacional duplican su precio desde abril en un periodo marcado por el cierre de San Cibrao y la recuperación del mercado del aluminio

Los inversores refuerzan su interés por Alcoa mientras la multinacional acelera su plan de cierre de plantas. Las acciones de la multinacional americana han pasado de cotizar en el entorno de los 6 dólares a comienzos del mes de abril a instalarse actualmente por encima de los 12,4

La escalada de Alcoa en bolsa se ha acelerado coincidiendo con el anuncio del cierre de la planta de aluminio de San Cibrao. Los títulos de de la compañía presidida por Roy Harvey se disparan un 33% desde el pasado 28 de mayo (fecha en la que la compañía notificó su decisión de prescindir de una de sus dos plantas del complejo de San Cibrao) al beneficiarse de la mejora de la situación del mercado del aluminio.

El precio del aluminio

El metal sobre el que gira la actividad de Alcoa cotiza en estos momentos en el entorno de los 1.600 dólares la tonelada. Se trata de niveles todavía inferiores a los 1.800 dólares a los que despidió el año 2019, pero un 10% superiores a los registrados a comienzos del mes de mayo.

La reactivación económica tras pasar el punto álgido de la crisis del coronavirus ha impulsado la demanda del metal con una industria como protagonista. Se trata del sector manufacturero chino, país que ha provocado buena parte de la sobrecapacidad del sector y el derrumbe del precio del aluminio, pero que ahora ejerce como catalizador. 

Pierde el 80% de su valor en dos años

Esta previsión de mayor demanda de aluminio se materializa en que, mientras los precios actuales acarician los 1.600 dólares la tonelada, la cotización del metal en el mercado de futuros (contratos cerrados para el 22 de diciembre) se eleva ya por encima de los 1.770 dólares.

El precio del aluminio es, junto al elevado precio de la energía en España, uno de los "problemas estructurales" que la compañía alegó para justificar su decisión de cerrar la planta de aluminio de San Cibrao como parte de un plan de desinversiones que le ha llevado a deshacerse de factorías también en el país en el que tiene su sede: Estados Unidos. La operación de este tipo más reciente es la venta de la planta de tratamiento de residuos que tenía en Arkansas a Veolia por un importe cercano a 225 millones de euros.

Esta oleada de desinversiones y la mejora del mercado del aluminio han estado detrás de la reciente remontada de Alcoa en bolsa, que sin embargo, solo permite que la compañía recupere una pequeña parte del terreno que había perdido en los últimos dos años. Y es que sus acciones llegaron a cotizar por encima de los 60 dólares en abril de 2018, momento a partir del cual iniciaron un derrumbe que ha venido acompañado de un plan de ajuste basado en ventas de plantas como las que tenía en A Coruña o Avilés, ahora en manos del Grupo Industrial Riesgo, después de que Alcoa diese su visto bueno al contrato de reventa sellado por Parter Capital.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad