La bolsa castiga Telefónica: ya vale menos que antes de la compra de Vivo

stop

La operadora pierde 8.000 millones en bolsa en dos meses. Paga caras las complicaciones del ERE, el fracaso de la OPV de Atento y el castigo a España

César Alierta

13 de junio de 2011 (19:13 CET)

En julio del año pasado, Telefónica peleaba a brazo partido con Portugal Telecom por la compra del 30% de la compañía Vivo en manos de la operadora lusa. La batalla se saldó con la compra a precio de oro de 7.500 millones de euros de un paquete de acciones que el presidente César Alierta consideraba clave para el futuro de la compañía. Por entonces, Telefónica valía en bolsa 17 euros, 75 céntimos más que al cierre de la sesión de del lunes, 134 de junio.

Alierta no ha dado con la tecla para convencer a los inversores de que su estrategia es la acertada. El ejecutivo maño se volcó en el investor day celebrado los días 13 y 14 del pasado mes de abril en vender las bondades de la apuesta por Brasil. Para ello contó con la intervención estelar del ex presidente Lula da Silva. También vistió de largo ante inversores y analistas su apuesta por las redes sociales tras la compra de Tuenti y se comprometió a mantener el dividendo.

Pero los resultados están muy lejos de las expectativas de la primera empresa española por capitalización bursátil. En los apenas dos meses transcurridos desde el investor day, Telefónica ha perdido más de 8.200 millones de valor en bolsa. Es decir, más que lo que pagó por Vivo. El resultado es que la cotización ha caído hasta el nivel más bajo desde julio de 2010. Es decir, pocos días antes de que el grupo cerrara la compra del grupo brasileño.

La conclusión es que Telefónica tiene la misma valoración en bolsa que antes de incorporar a la operadora carioca, cuyos números son clave para la española. Hasta marzo, los ingresos de Vivo avanzaron un 13% en divisa local. Son las cifras de un grupo en crecimiento que cerró marzo con más de 62 millones de usuarios de móvil, un 3% más que al cierre de 2010.

Las cuentas de Telefónica en el primer trimestre dicen que mientras el resultado operativo del grupo en España cae un 15,5%, Latinoamérica aporta un 24,1% más. De momento, las enormes dudas sobre las finanzas de España que han disparado de nuevo la prima de riesgo y los frentes abiertos por la operadora le impiden recoger el valor aportado por Brasil.

Dos meses muy duros


El investor day fue también el escenario en el que el grupo puso sobre la mesa dos actuaciones que han terminado por volverse contra Alierta y su equipo. El primer día se anunció la salida a bolsa “más pronto que tarde” de la filial de call center Atento. Pero la que iba a ser la primera OPV del año en España y en la que el grupo preveía levantar hasta 765 millones de euros se ha saldado con un rotundo fracaso. La oferta fue suspendida el viernes ante el desinterés de los inversores.

El segundo día de la gran cita con los analistas fue el turno del anuncio de que el grupo iba a poner en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) en Teléfonica España para hacer frente a la caída del negocio. Lo que parecía un camino de rosas consensuado con los sindicatos se ha complicado. La razón es que la compañía tiene que asumir los costes de desempleo de los trabajadores del grupo, valorados entre 300 y 400 millones de euros.

Las negociaciones con los sindicatos, que fueron interrumpidas por el Ministerio de Trabajo para pedir más información a la operadora, se reanudarán previsiblemente esta semana. Por lo tanto, se le acumulan las malas noticias a Alierta, que pretendía cerrar los frentes abiertos antes de la llegada del verano. De momento, tendrá que esperar.

Vale menos que en 2008


Desde el sector se apunta que Alierta necesita dar un golpe de efecto para revitalizar a la compañía en bolsa. Sin otra bala en la recámara tras el fracaso de Atento que el dividendo, Telefónica podría plantearse cambiar el discurso ofrecido a los inversores en abril, cuando el grupo confirmó que pagará 1,75 euros por acción para el año 2012 y aseguró que de ahí en adelante al menos mantendrá esta cantidad.

Lo cierto es que tras la caída acumulada en los dos últimos meses, el valor de mercado de Telefónica ha caído por debajo de los niveles de 2008. Es decir, del peor año de la crisis tras la quiebra de Lehman Brothers. Aquel año lo cerró la operadora con una capitalización bursátil de 74.547 millones de euros. Hoy vale 73.708 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad