La batalla entre el Concello de Ferrol y Florentino Pérez bloquea las cuentas de Emafesa

stop

Las discrepancias por el cobro de la tasa de depuración mantiene a la empresa de aguas que gestiona Urbaser sin el balance de 2014 aprobado, cuando ya debe presentar los números de 2015

Jorge Suárez, alcalde de Ferrol, en las instalaciones de Cabo Prioriño

en A Coruña, 06 de mayo de 2016 (04:52 CET)

Los problemas de funcionamiento de la depuradora de Cabo Prioriño han generado un problema para todos los actores implicados. Para los ciudadanos de Ferrol, que abonaron unos 800.000 euros por la tasa de saneamiento cuando, en realidad, la EDAR no funcionaba al 100%; Acciona, la constructora, que podría enfrentarse a una demanda si se detectan errores de construcción en las instalaciones; y Emafesa, la empresa de aguas que la gestiona y que tiene como socio privado a Urbaser, la filial del grupo ACS.

De hecho, la empresa de aguas mixta, participada en un 51% por el Concello de Ferrol, ya está pagando los platos rotos, que tuvieron como fecha simbólica el pleno del 27 de agosto del año pasado. Entonces, el Gobierno municipal, conformado por Ferrol en Común y PSdeG, tumbó las cuentas de Emafesa con el apoyo del BNG.

Hacia los números rojos

Las discrepancia fundamental no era de carácter técnico o contable, sino el rechazo a la gestión de la empresa por cobrar por un servicio que se realizaba de manera deficiente. Desde aquel pleno, el balance de resultados de Emafesa correspondiente al ejercicio 2014 continúa sin aprobar.

En principio, debería presentar unos beneficios de 125.000 euros, con un patrimonio neto de 5,6 millones. Sin embargo, la supresión de la tasa de depuración podría empujarlo hacia las pérdidas.

El conflicto sigue en pie y, este mes, la empresa remitió al Registro Mercantil la "justificacion de no aprobacion de cuentas del ejercicio 2015 mediante certificación del organo de administracion". 


Problemas económicos

La situación ha generado un problema económico a Emafesa. El Gobierno municipal decidió suspender el cobro de la tasa en un pleno extraordinario celebrado el 18 de septiembre, por lo que los ingresos han aminorado.

Por este motivo, Urbaser, la empresa de Florentino Pérez, decidió emprender un contencioso administrativo contra el Concello solicitando la reposición del tributo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad