La batalla de la patronal fuerza la dimisión de la cúpula del Club Financiero tras las municipales

stop

La salida de la directiva que lidera Javier Garrido se aplaza hasta el 28 de mayo para no interferir en la campaña electoral

Núñez Feijóo y Javier Garrido Valenzuela

en Vigo, 24 de abril de 2015 (05:30 CET)

Alto el fuego en la patronal pontevedresa hasta que se celebren las elecciones municipales el próximo 24 de mayo. El escenario en el que se desenvuelven las fuertes fricciones entre los partidarios del presidente de la patronal de la provincia de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, y el de la territorial (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, y los críticos por su reciente llegada al cargo -el pasado 26 de febrero- por considerar que existe un supuesto proceso irregular en la legitimación de los votos, ha llegado a la línea de flotación del órgano de dirección del Club Financiero Vigo-Círculo de Empresarios de Galicia (CFV), cuya cúpula decidió ayer -como avanzó este medio- dimitir en diferido.

Esta línea de flotación, según pudo saber Economía Digital de fuentes solventes, no será torpedeada transitoriamente hasta que no se celebren los comicios municipales, para evitar las implicaciones políticas, fundamentalmente las que puedan salpicar al PP, y el exceso de ruido en una guerra que, en teoría, no deja de ser interna. La salida de la cúpula del CFV -encabezada por Javier Garrido (hombre de máxima confianza de Alvariño y estrechamente relacionado con el PP)- y que está meditada y prevista para el próximo 28 de mayo, tiene más que ver, en realidad, con la actual situación de la CEP, sus luchas intestinas y sus implicaciones para el futuro del número uno de la patronal gallega, Fernández Alvariño, que con la delicada posición económica del club privado.

Situación financiera

La situación financiera del club fue, precisamente, analizada ayer por la asamblea general de socios. Aquella, si bien no trascendió en detalle, está en números rojos desde hace años. El personal -en torno a 15 personas- está bajo mínimos, y los servicios ofrecidos no cubren gastos en muchos casos. La gestión y los cambios introducidos no han funcionado como se esperaba, e incluso tras haber dado paso a la tarifa plana con la que se puede ser socio sin necesidad de ser accionista de la entidad. El documento que destripa las cuentas del CFV fue elaborado por una comisión integrada por Juan Güell, expresidente del club entre 2004 y 2007 y responsable de Redinvest; el abogado Alberto Rocha, y el presidente de los auditores gallegos, Enrique González.

La asamblea, además de acordar la dimisión en bloque de la junta directiva el próximo 28 de mayo, aprobó el plan de reestructuración de la entidad, que implica la reunificación con la sociedad poseedora del patrimonio de la entidad. Club Financiero Vigo S.A., que así se denomina, está presidida, precisamente, por Fernández Alvariño, y entre sus socios y administradores, según el registro mercantil, figuran, José García Costas, presidente de la Cámara de Comercio de Vigo y del astillero Hijos de J. Barreras, y el actual presidente de la CEP, Jorge Cebreiros.

División

De forma invisible pero con la potencia de los efectos radiactivos, todo ellos generados por la crisis de las elecciones en el seno de la CEP, la patronal de la provincia de Pontevedra se ha dividido en, al menos, dos facciones. Las que apoyan a Fernández Alvariño y, consecuentemente a Jorge Cebreiros, y los que consideran que su gestión al frente de la CEG está abocada al fracaso. Y no sólo la suya, sino la que ejercen personajes importantes en puestos clave en las instituciones empresariales de Galicia y que le respaldan en ese gestión.

De ahí que el pulso entre los críticos y los oficialistas haya incluido ahora en su tensión aún no resuelta al presidente del CFV, al que los descontentos con Fernández Alvariño han dirigido sus presiones en primera instancia. Javier Garrido es presidente del CFV desde mayo de 2013. Su mandato es, como establecen los estatutos, de 3 años, sin posibilidad de reelección consecutiva, pero lo abandonará prematuramente, por primera vez en la historia del club, 12 meses antes de que expire su mandato trienal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad