La baronesa Kingsmill en Inditex: una gurú del feminismo en un consejo de hombres

stop

Será, junto con Flora Pérez, la única mujer en el máximo órgano de decisión de la empresa textil

La baronesa Denise Kingsmill

en A Coruña, 16 de junio de 2016 (00:09 CET)

La baronesa Denise Kingsmill, el último fichaje de Inditex para su consejo, ha desempeñado muchas facetas a lo largo de su vida. Fue modelo en su juventud, abogada, política, aristócrata y consejera de gigantes europeos como Telecom Italia, la eléctrica alemana E.On o IAG, matriz de Iberia. Desde 2006 es miembro vitalicio de la Cámara de los Lores por el Partido Laborista, pero si algo la caracteriza a lo largo de su trayectoria eso es la defensa de los derechos de la mujer.

El próximo 19 de julio, si la junta de accionistas de Inditex así lo aprueba, se convertirá en consejera independiente del grupo textil gallego en sustitución de la británica Irene Ruth Miller y será, junto con la esposa de Amancio Ortega, Flora Pérez Marcote, la única mujer que ocupe un sillón en el máximo organo de gobierno de la multinacional.

Denise Patricia Kingssmill (Nueva Zelanda, 1947), se marchó con 10 años a Gales, de donde era originaria su madre. Allí se crió hasta que decidió estudiar antropología y economía en la prestigiosa universidad de Cambridge. A los 31 años se colegió como abogada especializada en materia laboral, aunque en la década de los 90 reorientó su actividad hacia el ámbito corporativo. A finales de esa década fue nombrada vicepresidenta del organísmo británico antimonopolios.

Lo importante, después de los 30

Como ella misma reconoció en una entrevista al diario The Guardian en enero de 2007, el hecho de empezar a ejercer tarde, coincidiendo incluso con el nacimiento del primero de sus dos hijos, no tuvo mayor trascendencia. "Siempre le dije a mis hijos: no importa lo que hagas hasta los 30. Después viene lo importante".

En esa misma entrevista, denunciaba que las mujeres "salen de la escuela y de la universidad con una mejor educación y sin embargo no se les permite contribuir plenamente a la economía",  y ponía como ejemplo precisamente a los consejos de las grandes cotizadas.

Mujeres en la empresa

La desigualdad entre hombres y mujeres en la empresa es uno de los temas sobre los que más le gusta hablar. En 2001 dirigió una investigación sobre la remuneración de las mujeres en Reino Unido. También es un aspecto sobre el que giran muchos de los artículos que escribe para Management Today, en los que trata cuestiones que van desde los peligros del liderazgo de Jeremy Corbyn para el Partido Laborista, hasta lo ineficaz de la publicidad de las empresas de automoción para el público femenino.

En su último artículo, que lleva por título Competir por un cargo es un infierno particular para una mujer, en el que menciona de las dificultades que se encontraron personajes públicos como Ángela Merkel o Hillary Clinton para llegar a donde están, asegura que "las mujeres tienen que ser excepcionales para tener éxito", mientras que el hombre promedio puede llegar a cobrar un 18% más y ocupar un 70% más de puestos directivos en el ámbito empresarial y político".

Años antes, en 2013, indicaba en otra de sus columnas que Las mujeres están hartas de ver hombres de traje gris cansados por encima de ellas, lo que las desmotivaba para alcanzar sus puestos a pesar de tener capacitación más que suficiente para ello. Se preguntaba entonces, "¿por qué no pueden aferrarse las empresas a las buenas mujeres?" Inditex, con ella, ya ha dado un primer paso en esta dirección.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad