La banca y KPMG buscan una postura común ante el convenio de Pescanova

stop

La firma asesora de las entidades analizará la propuesta de Damm y tratará de unificar la opinión de los bancos, que tienen hasta el 1 de abril para adherirse

Planta de Pescanova en Chapela

10 de marzo de 2014 (22:53 CET)

Este martes la gran banca acreedora de Pescanova se reunirá con KPMG, la consultora que les asesora en el proceso concursal y la entidad que llevó a cabo el decisivo análisis forensic de la multinacional pesquera, que decantó la salida de Manuel Fernández de Sousa. La firma ha sido la encargada de analizar minuciosamente la propuesta de convenio presentada ante el juez por Damm y Luxempart. Ahora debe explicar sus conclusiones a la banca, que tiene hasta el 1 de abril para adherirse o no la propuesta.

Que la banca acreedora apoyará finalmente el convenio se da por seguro ya que, si bien hay “discrepancias” puntuales de las principales entidades atrapadas en la multimillonaria deuda del grupo pontevedrés con la propuesta de Carceller, ninguno de los actores implicados se plantea un escenario en el que se deje caer a la pesquera a estas alturas.

Puntos de fricción

No obstante, unas entidades son más críticas que otras con respecto a la propuesta de convenio planteada por Damm y Luxempart, que se quedarán con el 30% de Pescanova, frente al 60% que tendrá la banca y al casi 5% que quedará reservado para los minoritarios, que ya han manifestado su intención de iniciar acciones legales si fuera necesario.

BBVA es uno de los bancos del pool acreedor más descontento con la propuesta de Damm. Los puntos en los que más difiere la banca son los que tienen que ver con la cantidad de deuda condonada. Por el convenio que plantea Damm, las entidades recuperarían de inicio unos 700 millones de euros, cuando de partida se barajaba llegar a los 1.000 millones.

Primero, la opinión de KPMG

Las quitas a las que se enfrentan las entidades financieras no son las mismas para todas. Aquellas que tienen deuda atrapada en el holding, la matriz del grupo, se enfrentan a unos descuentos mayores, que pueden llegar hasta el 90%. Menor serán las cantidades a las que se enfrenten las financieras con deuda en las filiales, ya que estas sociedades tienen activos que las avalan.

KPMG analizará este martes la propuesta con detalle a la banca y tratará de unificar una postura común. Para que el convenio salga adelante es necesario que cuente con el apoyo del 51% del pasivo, además de con el visto bueno de administrador concursal y juez. No se descarta que a lo largo de este mes, tanto las entidades del steering committe como Damm “limen” algunos de los puntos de fricción. Pero, para los bancos los fundamental ahora es conocer la opinión de su asesor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad