La banca y Damm llegan a acuerdo en el aniversario de la crisis de Pescanova

stop

Las entidades y la cervecerá plantearán una propuesta de convenio con una quita del 70%

27 de febrero de 2014 (10:39 CET)

Cuando se cumple un año del estallido de la crisis de Pescanova, banca acreedora y Demetrio Carceller parecen haber llegado a un acuerdo para tomar las riendas de la multinacional y tener una propuesta de convenio. El plan, como ya se especulaba en las últimas semanas, pasa por que la banca se haga con el control mayoritario de la segunda empresa de Galicia, que contará con Damm y con Luxempart como socios industriales.

Según medios gallegos, las conversaciones continúan entre las partes con el asesoramiento de KPMG, Freshfields, Lazard, Pricewaterhouse y Citi y Garrigues, los asesores de las partes implicadas. Banca, Damm y la propia Pescanova.

Quita del 70%

La multinacional pesquera entregará este proyecto de convenio en el juzgado de lo Mercantil de Pontevedra, con lo que se cumplirán los tiempos marcados, que establecían que las propuestas debían estar sobre la mesa antes del 3 de marzo.

La solución final para la multinacional será una fórmula híbrida entre los planteamientos de los bancos y los de Damm. Diversas fuentes apuntan a que la quita que finalmente se aplicará sobre la deuda de la pesquera rondará el 70% de la deuda. El grupo cervecero será el socio industrial del proyecto.

Un año de crisis

El preacuerdo llega justo cuando se cumple un año del inicio de la crisis de Pescanova. Fue el 28 de febrero de 2013 cuando la compañía anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que no iba a presentar sus cuentas y balance en tiempo y forma. Un día después, el 1 de marzo, tras un consejo de administración que acabaría de madrugada, llegó el anunció de la suspensión de pagos. Se destapó una crisis sin igual en la segunda empresa más grande de Galicia que muy pocos se atrevían a predecir.

El momento más crítico en la secuencia de hechos que enmarcan el annus horribilis de Pescanova, se produce a principios de julio, cuando la consultora KPMG finaliza su análisis forensic, en el que destripa las actuaciones tanto de Manuel Fernández de Sousa, todavía presidente del grupo, como los principales directivos de la cúpula.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad