La banca retrasa hasta fin de mes la inyección de crédito a Pescanova

stop

Deloitte negocia ahora con Santander, BBVA, Liberbank, Espíritu Santo y Rabobank

Planta de Pescanova en Chapela (Pontevedra) / EFE

17 de mayo de 2013 (23:01 CET)

Pescanova necesita liquidez urgente. Esta semana llegó a un acuerdo con todos los bancos que conforman el núcleo duro de las entidades acreedores (steering committee), excepto con Royal Bank of Scotland. Banco Sabadell, el Popular, NCG, Caixabank, Bankia y, en última instancia, Deutsche Bank acordaron conceder a la multinacional un crédito extra de 55 millones. Sin embargo, la realidad es que todavía no ha sido inyectado, y parece que no hay prisa.

Diversas fuentes aseguran que la banca acreedora tiene como tope fin de mes para conceder esta cantidad, que estará sujeta a una serie de condiciones como tener carácter de cobro preferente. De momento no hay ninguna fecha establecida para una próxima reunión entre el steering committee y Deloitte, el administrador concursal de Pescanova.

“Hasta fin de mes la empresa tiene tiempo. Todavía no se ha firmado nada y probablemente no será esta semana”, indican fuentes financieras.

Otras entidades

Además, Deloitte sigue negociando con el resto de entidades menos expuestas a la deuda de la pesquera. Santander, BBVA, Liberbank , Espíritu Santo y Rabobank son algunas de las firmas con las que la auditora está manteniendo conversaciones.

Cabe destacar que Rabobank impugnó, junto a Deutsche Bank, el recurso que el presidente de la pesquera, Manuel Fernández de Sousa, presentó ante el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Pontevedra para evitar ser apartado de la gestión de la compañía.

Muchos trabajo por delante para las auditoras


Semeja que a Pescanova se le queda corto el crédito extra del steering committee. De hecho, cuando las negociaciones comenzaron, muchas fueron las voces que apuntaban que Deloitte buscaba hasta 100 millones. No obstante, la desconfianza de las entidades acreedoras es mucha. “Cada día se conocen nuevos datos, y cada uno es peor que el anterior”, indican.

Además, Deloitte todavía no ha logrado desentrañar la maraña contable en la que está sumida Pescanova y a KPMG aún le queda mucha tela que cortar para finalizar su auditoría forense, con la que se destaparán las presuntas irregularidades cometidas en la gestión de la empresa.

Las trabas de Fernández de Sousa


La banca da por hecho que, muy probablemente, parte de la deuda que mantiene contraída con la pesquera acabe por ser capitalizada. Eso sí, siempre que la segunda compañía más grande de Galicia tras Inditex no acabe en liquidación.

La sospecha de que Fernández de Sousa y sus fieles dentro de la compañía no están poniéndole a Deloitte nada fácil su trabajo queda reflejado en el auto dictado por el juez Roberto de la Cruz, que desestimó el recurso del todavía presidente.

“Ni se ha cesado al consejo de administración ni el deudor ha perdido la posibilidad de presentar su propia propuesta de convenio. Administradores y apoderados del concursado tienen la obligación de colaborar, informar y atender a los requerimientos del juez y la administración concursal”, apunta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad