La banca marca la fecha para deshacerse de Lico

stop

La financiera impulsada por las cajas de ahorro y participada por NCG, convoca a los accionistas para que rubriquen la venta del ‘holding’

14 de agosto de 2013 (02:57 CET)

Lico Corporación, la matriz de un grupo de una veintena de empresas que operan ofreciendo servicios financieros, renting, gestión de impagos, inversiones inmobiliarias y seguros, está en venta.

El consejo de administración de la firma, que creó la aseguradora Mapfre pero que controlaron las cajas de ahorro prácticamente desde 1977, ha convocado un junta general extraordinaria de accionistas para el próximos 25 de septiembre --26 en segunda convocatoria-- con dos puntos principales en el orden del día: ratificar “el proceso de venta de las sociedades participadas por Lico Corporación y de sus activos” y delegar facultades para llevar a cabo el proceso de desinversión. Es decir, otorgar poderes a quien corresponda para que coloque el producto.

Accionariado ilustre


Las cajas de ahorro entraron de lleno en Lico en 1977 a través de Cajas de Ahorro Confederadas y de la propia Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). Su desarrollo se planteó como una actividad complementaria a la de las entidades en el sector de los servicios financieros. En los buenos tiempos de las cajas, Lico creció diversificando su actividad, aumentando plantilla y desplegando red por el Estado hasta conformar un holding con más de veinte empresas.

Los últimos años han sido, sin embargo, convulsos para su accionariado. Los agujeros en los balances de las cajas de ahorro y el posterior proceso de concentración bancaria han cambiado su dibujo accionarial. Nada menos que trece entidades tienen capital en el grupo: Unicaja, Liberbank, Caja España, Banco Sabadell, Banco Mare Nostrum, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) Kutxa, BBVA, Mapfre, Bankia, Caja 3, Catalunya Bank e Ibercaja. Y también Novagalicia.

En la zona de desinversiones de NCG

La entidad que preside José María Castellano participa en el Grupo Lico a través de su brazo empresarial, NCG Corporación. En su último informe corporativo remitido a la CNMV en abril, Castellano constaba como representante de Novagalicia en CECA y era el consejero delegado de NCG, César González-Bueno, el representante del banco gallego en Lico.

Heredado en la fusión de las cajas --Julio Fernández Gayoso, el que fuera presidente de Caixanova y copresidente de Novacaixagalicia, también lo fue de Lico-- Novagalicia ubicó la sociedad en su zona de desinversiones. NCG se deshizo ya de sus participaciones en Sacyr, T-Solar, Luso Galaica de Traviesas o Vinum Terrae ente otras.

¿Qué pasó con Lico?


Víctima de la crisis financiera por empatía con las cajas, Lico se venderá, si así lo decide la junta de accionistas, tras la irrupción de la banca en su accionariado, también por la debacle de las cajas. BBVA entró a través de Unimm, CaixaBank a través de Banca Cívica o Banco Sabadell a través de la CAM.

Pudo ser la propia banca la que presionó para forzar la venta de Lico, así lo apunta El Confidencial, al considerar que tienen su propia estructura para llevar a cabo las mismos servicios que antes proporcionaba Lico a las cajas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad