La banca frena a Blusens: rechaza una quita del 75% para rescatar a su filial

stop

El primer borrador para el convenio de la Blusens Technology, que han tumbado los acreedores, establecía dos años de carencia y diez para pagar la deuda

Pantalla con una imagen de José Ramón García, presidente de Blusens / EFE

05 de octubre de 2014 (23:54 CET)

El atasco en las negociaciones entre Blusens y la banca acreedora de la filial Technology, que entró en suspensión de pagos hace casi un año, tiene su lógica, pues ambas partes, compañía y entidades, han partido de posiciones muy distanciadas. La propuesta que Blusens puso sobre la mesa establecía una quita del 75% de la deuda. Es decir, los bancos atrapados, entre ellos, Bankia, Popular, Abanca, Santander y BBVA; tendrían que dar por perdidos tres de cada cuatro euros.

El borrador presentado por la compañía establecía además dos años de carencia y diez años para pagar la totalidad de la deuda. Blusens Technology entró en concurso de acreedores con un pasivo de 45 millones. Nada que asuste a las entidades atrapadas, que se han visto en peores batallas. Pero aún así no están dispuestas a aceptar esas condiciones.

Además de la quita, el principal escollo, y el alargado plazo para devolver la deuda, habría un tercer punto que no es del gusto de la banca. El grueso de la devolución se centra en los últimos años, con una progresividad muy lenta en los primeros, por lo que el grueso del total atrapado se devolvería al final.

Inquebrantable confianza

La banca acreedora ha rechazado esta primera oferta y ha devuelto la pelota al tejado de Blusens, que tendrá que rebajar sus aspiraciones para presentar un nuevo planteamiento. En las últimas semanas, informan fuentes financieras, las conversaciones han estado "muy paradas", aunque en los próximos días deberá presentarse en el juzgado la propuesta de convenio.

Blusens siempre ha confiado en su capacidad para sacar adelante el concurso de su filial. La fe en su modelo de negocio es inquebrantable, hasta el punto de que, pese a la situación delicada de una de sus centrales de compras, la compañía está planeando el salto a Colombia y Brasil

Lo sorprendente es que incluso entre la banca acreedora la imagen de la compañía goza de buena salud. La consideran una empresa fuerte, extremadamente innovadora y con una tecnología que despierta gran interés. Todo ello parece predisponer a las entidades que acumulan algo más del 50% de la deuda --lo que obliga a llegar a un acuerdo con ellas-- a llevar a buen puerto las negociaciones. Pero advierten que la situación para Blusens Technology es "difícil" ya que "se parte de posiciones muy alejadas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad