La banca extranjera se quedará hasta el 23% de San José si no paga la deuda

stop

Barclays, Bank of America y Deutsche Bank se quedan títulos convertibles en acciones por valor de 67,6 millones dentro de un acuerdo de refinanciación que no respaldaron Sareb ni Kutxabank

Jacinto Rey Laredo, vicepresidente de San José

en A Coruña, 24 de junio de 2015 (20:49 CET)

La letra pequeña del acuerdo de San José para limpiar de un plumazo 1.329 millones de deuda deja algún verso suelto, que va más allá de la entrega a la banca de su división inmobiliaria. El más notable es un préstamo de 100 millones que engloba a seis entidades, cinco bancos y la Sareb, que percibirán como garantía de pago warrants convertibles en títulos de la compañía hasta un máximo del 35% del grupo empresarial.

Así consta en la documentación remitida por la compañía gallega a la CNMV, en la que comunica que los accionistas han dado el visto bueno a la emisión. Entre los receptores estarán Barclays, Bank of America Merrill Lynch y Deutsche Bank, que acaparan  67,6 millones del total. En caso de impago, la conversión de los títulos les otorgaría hasta un 23% de San José. El resto se reparte entre Banco Popular, Sareb y, de manera más marginal, Kutxabank. El compromiso de pago tiene un límite de 5 años, hasta 2019.

Sareb y Kutxabank no querían este acuerdo

San José consigue ahorrarse 1.329 millones de la ingente deuda adquirida tras la compra de la inmobiliaria Parquesol a costa de ceder su división inmobiliaria a los acreedores. La emisión de warrants correspondería a un préstamo de 100 millones otorgado por las entidades beneficiarias de los convertibles, que mantendrán la posibilidad de vender sus derechos sobre la deuda a quien consideren informando en tiempo y forma a la compañía.

A Popular le corresponden 25,1 millones de euros, a Barclays 10 millones, 47,1 millones son de Bank of America, 10,4 de Deutsche Bank, 6,96 de Sareb y el resto, de Kutxabank, algo más de 251.000 euros. San José aclara que ni Sareb ni Kutxabank aceptaron este acuerdo, pero que quedan sometidas a las mismas condiciones que el resto de entidades. "Se entiende que las dos mencionadas entidades son asimismo titulares de participación en el Préstamo GESJ (Grupo Empresarial San José), y, en consecuencia, se procederá a entregarles o a poner a su disposición el Warrant GESJ correspondiente en el importe señalado", dice la compañía gallega.

¿Se repetirá la historia?

Los derechos convertibles de la banca se irán perdiendo a medida que San José amortice deuda, es decir, a medida que la compañía pague a las entidades. De esta manera el impago no tiene porque ser completo y la conversión en títulos tampoco. Popular podría convertir 10 millones en acciones en la fecha límite si ha ingresado los otros 15 restantes hasta entonces., por ejemplo.

No parece que vaya a ser así. El grupo que preside Jacinto Rey se queda tras entregar su brazo inmobiliario con una deuda de 297 millones y una cartera de contratos que asciende a 1.918 millones, la mayoría en el exterior. Está en camino de recuperar la viabilidad para evitar encontrarse una vez más en la misma situación que antaño. En todo caso, la empresa sigue en pérdidas. Cerró 2014 con números rojos de 122,7 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad