La banca desplazará a Damm y se quedará al frente del convenio de Pescanova

stop

Las reuniones con Carceller han sido cordiales, según el consejero delegado del Sabadell

Embarcación de la flota de Pescanova

24 de abril de 2014 (12:32 CET)

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, afirmó este jueves que es muy probable que la banca acreedora sustituya al consorcio integrado por Damm y Luxempart al frente del convenio de acreedores de Pescanova. Ha remarcado que el objetivo, tanto de los bancos como de la cervecera catalana, es “preservar” la compañía gallega.

En la rueda de prensa de presentación de los resultados del banco del primer trimestre, Guardiola señaló que la solución de que los bancos se ubiquen en la posición de Damm tiene “un alto grado de probabilidad”, aunque ha subrayado que esta operación aún no está confirmada y no se puede anunciar.

El directivo reiteró que todas las negociaciones con Damm se han hecho pensando en el futuro de la compañía y “con mucho más nivel de cordialidad del que se ha podido presuponer”.

Preservar la compañía


"Todo se hace para preservar la compañía, que es viable y, aunque va a tener que hacer esfuerzos y sacrificios, va a seguir dando buenas noticias", ha añadido Guardiola, que no ha concretado si la alternativa liderada por la banca contará con un socio industrial para hacerse cargo de la pesquera.

Pero, como todos los convenios, la propuesta liderada por la banca deberá conseguir también el respaldo del 51% de los acreedores antes del día 30. Pescanova sopesa presentar esta semana o a principios de la próxima una propuesta de convenio ante el juez concursal en el que la banca acreedora sustituya al consorcio integrado por Damm y Luxempart, que de esta forma renuncia a su plan de viabilidad para la firma gallega.

Un convenio fracasado


El juez Roberto de la Cruz admitió a trámite el 20 de marzo la propuesta de convenio de la cervecera Damm y del fondo Luxempart, pero desde entonces no se ha podido alcanzar ningún acuerdo con la banca atrapada en la firma pesquera.

Las divergencias entre las partes estriban en que la banca mantiene su objetivo de recuperar 1.000 millones de deuda, pero la propuesta finalmente registrada por el consorcio reduce esta cuantía hasta los 700 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad