La banca da un ultimátum a San José

stop

El 'pool' acreedor baraja capitalizar deuda, aplicar quitas sobre la misma o condonar pagos para salvar al grupo de contrucción, que debe encarar una reestruturación global

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

02 de enero de 2014 (22:46 CET)

La situación de San José dibuja un escenario propio de un preconcurso de acreedores. La primera constructora gallega, presidida por Jacinto Rey, debe encarar una reestructuración global de la compañía a principios de este mismo año para poner solución a la millonaria deuda contraída con varias entidades financieras, derivada de la compra de la inmobiliaria Parquesol en 2006.

Con una deuda neta que ronda los 1.900 millones de euros, hace cuatro años que la compañía renovó un crédito con un sindicato de bancos, formado entre otros por Barclays, el Popular, Sabadell y NCG, de más de 1.300 millones de euros.

El pool bancario acreedor maneja varias opciones para salvar al grupo de construcción. Aplazamientos en los pagos, reducción del endeudamiento con la aplicación de una quita, capitalización de deuda mediante conversión en acciones -- con lo que pasarían a ser socios de la multinacional-- o aplazamiento de los pagos pendientes.

Aplazamientos en el pago de la deuda


Esta última posibilidad se antoja insuficiente por un motivo. No es la primera vez que el sindicato bancario, con el que está fuertemente endeudado San José tras la refinanciación de 2009, se aviene a aplazar alguna de las cuotas de pago. Una maniobra que, según las fuentes bancarias consultadas por Economía Digital, no ha dado resultado.

Precisamente, en julio del pasado año, la empresa llegó a un acuerdo con las entidades acreedoras para retrasar el vencimiento de una cuota de 77 millones de euros. Según la compañía había comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para el ejercicio 2013 se establecía un primer pago de la deuda refinanciada. Este año tendría que hacer frente a otra cuota de 81,6 millones de euros, dejando para 2015 y siguientes la devolución de hasta 1.181 millones de euros. No obstante, el grupo gallego informó a la autoridad bursátil de que aquel calendario quedaba roto.

De los 77,5 millones comprometidos, acordó aportar solamente 20 millones. El resto de la cuota la abonaría junto al pago correspondiente en este ejercicio.

Informe de KPMG


No obstante, según las mismas fuentes bancarias, el pasado diciembre se habría acordado otro nuevo aplazamiento de la cuota del crédito sindicado. El objetivo prioritario está claro: reestructurar la compañía para conseguir que se mantenga a flote.

Debido a ello, y como adelantó Expansión, San José ha encargado a KPMG lo que se conocer como un Independet Bussines Review. Un informe que consiste en analizar la situación de una empresa desde el punto de vista de los flujos de caja. Un documento de este tipo, que proporcionará una nueva perspectiva sobre el plan de negocios de la constructora, suele incluir medidas para solucionar las dificultades financieras que la empresa atraviesa, así como las previsiones del flujo de caja.

Proceso de internacionalización

Los problemas de San José están relacionados directamente con la deuda inmobiliaria derivada de la compra de Parquesol. La constructora se vio obligada a refinanciar su pasivo tras la adquisición de la inmobiliaria vallisoletana y su salida a bolsa.

Ese es el principal problema que detecta la banca que, no obstante, ve con buenos ojos la internacionalización que está acometiendo la compañía, que ha conseguido cerrar jugosos contratos en el exterior en los últimos tiempos. De hecho, el pasado diciembre, el grupo de Jacinto Rey logró hacerse con la adjudicación de las obras de un nuevo hospital en Abu Dabhi por 900 millones de euros.

Traspasos a la Sareb

Del crédito sindicado que mantiene con un grupo de entidades bancarias, una parte ya ha sido traspasado al conocido como banco malo presidido por Belén Romana. Concretamente, al cierre del primer semestre del año pasado, San José informó de que en el apartado correspondiente a deudas con entidades de crédito, se incluía un importe de 84,2 millones de euros y otro de 80,6 millones “correspondientes a deuda financiada traspasada por entidades bancarias a la Sareb”.

Resultados del tercer trimestre


Según las cuentas remitidas por la constructora a la CNMV, a cierre del tercer trimestre del año, sus ingresos ascendían a 397,9 millones de euros, un 13,1% menos que en el mismo período del ejercicio anterior. La reducción de actividad de la multinacional en España fue de un 24,6%, mientras que la actividad en el ámbito internacional se incrementó en un 10,2%, alcanzado el 42% del total de ingresos del grupo.

“En la actualidad, San José se encuentra en conversaciones con las entidades financiadoras, de acuerdo con lo previsto en la Novación del Contrato de Financiación firmado el 19 de julio de 2013, con la finalidad de definir la adecuada estructura financiera del grupo, que permita el desarrollo futuro de los negocios, y el mantenimiento y creación de valor para todas las partes implicadas”, indicaba la empresa de Jacinto Rey.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad