La banca da un ultimátum a Damm y a Centerbridge para que rebajen la quita en Pescanova

stop

Las negociaciones entre las entidades para escoger el futuro dueño de la multinacional podrían dilatarse más de un mes

Demetrio Carceller al lado de una planta de Pescanova |EFE

16 de enero de 2014 (00:24 CET)

La banca acreedora ha dado un ultimatum a los interesados en hacerse con el control de Pescanova. Tanto a la cervecera Damm, de Demetrio Carceller, como a los fondos Centerbridge y Blue Crest, les exige que rebajen las quitas que proponen aplicar sobre la deuda de la multinacional. Descuentos que llegan al 92% en el primer caso, y hasta el 80% en el segundo son entendidos como “inasumibles” por las entidades financieras atrapadas en el grupo pesquero.

El hecho de que ninguna de las opciones que hay sobre la mesa para recapitalizar Pescanova convenza a la totalidad de las entidades acreedoras ha hecho que, de nuevo, esta semana, la reunión entre las firmas haya finalizado sin llegar a un acuerdo sobre cuál es la mejor propuesta apara hacerse con la compañía.

Negociaciones “para largo”


En la reunión de este martes en Madrid participaron los siete grupos que conforman el núcleo duro de la banca acreedora (Popular, Sabadell, NCG, Bankia, Caixabank, Santander y BBVA) además de la italiana UBI Banca. También estaba presente representantes de KPMG y Freshfiels como asesores.

Ante la falta de cuorum, y a la espera de que tanto Damm como Centerbridge se plieguen a presentar una propuesta por la multinacional que implique aplicar una quita menor sobre la deuda, las entidades se volverán a reunir esta semana y las siguientes. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que estas citas “van para largo”.

Fondos para soportar el retraso

La intención de Deloitte, administrador concursal de Pescanova, es que el convenio de acreedores se cierre cuanto antes. Por eso insta a las partes implicadas a llegar de inmediato a un consenso acerca de quién será el próximo dueño de la compañía gallega. Ha llegado a amenazar con la liquidación si no se resuelve ya. No obstante, las fuentes consultadas por este diario sostienen que “a no ser que se produzca” un vuelco en los próximos días, podría tardarse más de un mes en cerrar un acuerdo.

La pesquera, no obstante, puede soportar una dilatación más en el calendario. “El proceso de venta de PescaChile está paralizado, a pesar de las informaciones que llegan de allí, y además, la compañía todavía tiene 10 millones sin tocar del crédito urgente que le inyectó la banca”, comentan las mismas fuentes.

¿La propuesta de la banca?

A esto habría que sumarle los cerca de 30 millones conseguidos con la venta de la filial australiana y la buena campaña de navidad que ha cerrado la multinacional, bajo la administración de Deloitte. “Aún hay tiempo”, reconocen fuentes conocedoras de las negociaciones, que explican que la posibilidad de que la banca llegue a plantear una propuesta de recapitalización de la compañía propia todavía no se ha puesto sobre la mesa.

“Es una posibilidad que está en la recámara si no se llega a acuerdo alguno con las otras propuestas, pero no se ha expuesto todavía”, indican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad