La banca bloquea los concursos exprés en las filiales de Pescanova

stop

Acuerda pedir a la administración concursal que paralice las suspensiones de pagos, que responden “a intereses particulares de Damm”

Fábrica de Pescanova en Redondela | Pescanova

26 de marzo de 2014 (00:13 CET)

Las diferencias entre Damm y la banca acreedora de Pescanova parecen ya irreconciliables. Las entidades, que se han manifestado abiertamente en contra del convenio presentado por la cervecera y Luxempart para reflotar la multinacional han ido un paso más allá. En la reunión que mantuvieron este martes junto con sus asesores acordaron tratar de impedir que se lleven a cabo los concursos exprés proyectados por el grupo de Demetrio Carceller en las filiales españolas de la pesquera.

Los concursos exprés en la docena de filiales que Pescanova tiene en España son una pieza clave del convenio de acreedores de Damm y Luxempart. Para Carceller, aplicar la suspensión de pagos de forma acelerada en Pescafina, Novapesca Trading, Insuiña, Frigodis, Frinova, Bajamar Séptima, Pescafresca, Lafonia Sea Foods, Fricatamar, Frivipesca Chapela, Pescanova Alimentación y Pescafina Bacalao es un peaje ineludible para el saneamiento del grupo. El convenio presentado ante el juez apuesta por aplicar quitas que van desde el 48% hasta el 99,9%. Posteriormente, estas sociedades, una vez saneadas, se segregarían en la sociedad limitada Nueva Pescanova, que agrupará pasivo y participaciones de la futura Pescanova España SL.

La banca, dispuesta a refinanciar las filiales


A pesar de que el convenio de Carceller debe contar con el 51% del pasivo para que sea aprobado y que el período de adhesiones no finaliza hasta el próximo 15 de abril, la pasada semana, la propia Pescanova, en una comunición remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) solicitó ya la entrada en preconcurso de dos filiales: Bajamar Séptima, con sede en Arteixo, y Pescanova Alimentación, de Vigo. Un hecho que fue calificado por los bancos como un intento de “presión” para que acepten el convenio.

Ante esta situación, en la reunión mantenida este martes por las principales entidades españolas atrapadas en la deuda de Pescanova, se acordó remitir una carta al administrador concursal, Deloitte, para pedir directamente que las filiales españolas no se declaren en concurso. La argumentación es meridiana. Sostienen que no es necesario pasar por este trámite, que implicará aplicar quitas todavía mayores, tanto a las entidades como a otros acreedores, cuando las filiales pueden refinanciarse y “la banca está por la labor de hacerlo”.

“Llevar a concurso a las filiales sólo puede responder a intereses particulares del consorcio de Damm, no a la viabilidad de la compañía”, aseguran.

El 'plan b' sigue adelante


De momento, fuentes sindicales indican que no han recibido comunicación alguna por parte de la compañía de los preconcursos de Bajamar y de Pescanova Alimentación anunciados ante la CNMV.

Así, con la banca acreedora y Damm enfrentados abiertamente por el futuro de Pescanova, las entidades siguen adelante con su plan B, que pasa por hacerse con las riendas de la multinacional  tras su liquidación con la ayuda de un socio industrial.

Aunque reacios a desvelar la identidad de este eventual compañero, fuentes financieras insisten en que ya hay conversaciones con una compañía gallega del sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad