La banca baraja entrar en el capital de San José para su rescate

stop

El 'pool' de acreedores estudia las posibilidades de la nueva ley concursal para capitalizar deuda

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

01 de abril de 2014 (22:23 CET)

La primera constructora gallega, San José, sigue intentando cuadrar un acuerdo con la banca acreedora que ponga fin al profundo agujero de deuda que arrastra desde 2006, cuando adquirió la inmobiliaria Parquesol. El estado de salud de la compañía presidida por Jacinto Rey es más que delicado y la recuperación pasa por cerrar un acuerdo con el sindicato de bancos para refinanciar una deuda de 1.394 millones de euros.

El plan de rescate del pool de acreedores, entre los que están Barclays, el Popular, Sabadell o Novagalicia, tiene dos escenarios. La banca estudia las posibilidades abiertas por las modificaciones de la ley concursal aprobadas en el Congreso que permiten la transformación de deuda en capital. Es decir, baraja como solución entrar en el capital de San José, provocando un terremoto en su accionariado y asaltando la torre de control de la constructora. Esta es “una de las opciones que está sobre la mesa y se está estudiando”, informan fuentes de la banca acreedora.

Canje por activos


La otra tabla de salvación para San José pasaría por una propuesta similar a la que presentó a los acreedores otra empresa en crisis, la inmobiliaria Martinsa-Fadesa. Al igual que la compañía presidida por Fernando Martín, la constructora planteó el canje de activos inmobiliarios por deuda, en una especie de dación en pago. Según fuentes financieras, esta operación valdría para allanar el camino de la refinanciación pero no alcanzaría para cubrir tal volumen de pasivo.

El canje por activos serviría a San José para aliviar sus tensiones financiares y salvar los inminentes vencimientos, cargando el peso en el eje de la compañía, el sector de la construcción. La banca, por su parte, estaría abocada a regresar al ladrillo o entrar en el capital de una compañía que presentó un resultado negativo de 155 millones a cierre de 2013, un 59% más que en el ejercicio anterior.

Abril como fecha tope

Tras varios aplazamientos en el pago de deuda, el pool de acreedores marcó como fecha límite este abril a la constructora para resolver el problema. Según el calendario previsto en el último acuerdo, San José tendría que hacer frente a una cuota de 81,6 millones de euros este año, dejando para 2015 y siguientes la devolución de hasta 1.181 millones de euros. El plan de pagos se rompió a comienzos de año y la banca exigió que la reestructuración estuviese, negro sobre blanco, como muy tarde, a mediados de este mes. Y en eso está Jacinto Rey, que apuntó, a mediados de marzo, que se llegaría a un acuerdo en un plazo "breve" de tiempo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad