La banca acreedora vuelve a perdonar a San José

stop

Logra la “dispensa” para el cumplimiento de las exigencias del contrato sindicado firmado con el “pool”, que pone abril como fecha tope de la reestructuración

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

03 de marzo de 2014 (22:31 CET)

Prórroga en el tiempo de descuento. El primer grupo constructor gallego, San José, acaba de lograr un respiro de la banca acreedora. Y lo ha hecho sobre la bocina, cuando expiraba el ultimátum concedido por el pool que refinanció su deuda tras la compra de la vallisoletana Parquesol. Y es que la compañía presidida por Jacinto Rey ha logrado el pasado mes de febrero la “dispensa” por parte de los bancos financiadores del “cumplimiento íntegro de los ratios financieros contemplados en el contrato” sindicado. Es decir, ante la imposibilidad de cumplir lo pactado, la constructora consigue que relajen las condiciones exigidas por el pool y modifica sus ratios de deuda.

A 31 de diciembre de 2013, la deuda financiera no corriente del grupo era de 1.394 millones, que es la correspondiente al crédito sindicado, mientras que la deuda corriente era de 419 millones. Así, según declara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo clasifica como deuda financiera no corriente un importe de 1.172,6 millones de euros, “correspondiente a la parte a largo plazo de la financiación sindicada recibida en España”. Y lo hace, precisamente, “teniendo en cuenta que en febrero de 2014 se ha formalizado la dispensa al respecto del cumplimiento íntegro de los ratios financieros contemplados en el contrato de financiación sindicada”.

Abril, nueva fecha tope

La banca dio un ultimátum a San José a inicio de año, que se comprometió a encarar una reestructuración global de la compañía para poner solución a la millonaria deuda contraída con varias entidades financieras, derivada de la compra de la inmobiliaria Parquesol en 2006. El pool, formado entre otros por Barclays, el Popular y NCG, maneja varias opciones para salvar al grupo de construcción. Aplazamientos en los pagos, reducción del endeudamiento con una quita, capitalización de deuda mediante conversión en acciones o aplazamiento de los pagos pendientes se encuentran entre las opciones.

Fuentes del pool bancario señalan que, actualmente, la compañía se encuentra inmersa en las negociaciones de la reestructuración planteada. La banca, mantienen, estaba a la espera de la presentación de resultados de 2013, realizada el pasado viernes. En ellas, San José declara un resultado negativo después de impuestos de 158 millones de euros, frente a los 99,3 millones de números rojos de 2012.

Flujo de caja negativo


El resultado bruto de explotación (Ebitda), que mide su negocio recurrente, fue de 37,7 millones, con un descenso del 57% sobre los 87,9 millones de 2012. Dentro de las negociaciones, y según ha podido constatar Economía Digital, la banca ha puesto mediados de abril como fecha tope para que la reestructuración esté completada.

San José ha encargado a KPMG un independet bussines review, que analiza la situación de una empresa desde el punto de vista de los flujos de caja. Un documento de este tipo, que proporcionará una nueva perspectiva sobre el plan de negocios de la constructora, suele incluir medidas para solucionar las dificultades financieras que la empresa atraviesa, así como las previsiones del flujo de caja. Precisamente, la compañía cerró 2013 con un flujo de caja negativo de 37,8 millones de euros, frente a los 29,3 millones en positivo de 2012.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad