La autopista entre Santiago y Ourense pasa a manos de un fondo malasio

stop

INFRAESTRUCTURAS

Fraga y Álvarez Cascos en la inauguració de la A-53 entre Santiago y Ourense

A Coruña, 13 de marzo de 2015 (12:49 CET)

Llevaba tiempo fraguándose la operación, y en el sector la dan ya prácticamente por cerrada. La autopista Santiago-Donzón cambiará de dueño en base al acuerdo que han alcanzado Bankia y FCC para vender Globalvia, compañía que controla la infraestructura gallega, a un fondo malasio.

Es esta semana cuando finaliza el plazo que se dio al fondo de inversión soberano de Malasia Khazanah Nasional Berhad para decidir si se plegaba a los términos de la compra de la empresa concesionaria. Según Expansión, el acuerdo es ya firme y el contrato de compraventa podría firmarse en las próximas fechas por un precio situado en los 450 millones de euros.

No obstante, antes del cierre final de la operación el inversor malasio debe abrir una segunda ronda de negociaciones con los fondos de pensiones que prestaron 750 millones de euros a Globalvia. En base a ello disponen de derecho para igualar la oferta o quedarse con la concesionaria española.

Acega

Acega es la titular de la concesión administrativa para la construcción y explotación de la autopista de peaje Santiago de Compostela-Alto de Santo Domingo durante un periodo de 75 años. La longitud de la vía asciende a 56,8 km. En el año 2005 inició su explotación.

La intensidad media diaria de tráfico en 2013 fue de 4.611 vehículos. La participación de Globalvía en Acega es del 61,39%, repartiéndose el resto entre Itínere y Abanca. La inversión total en el proyecto fue de 302 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad