La auditoría forense de Pescanova revela facturas falsas, ocultación de pérdidas y seis directivos implicados

stop

El informe preliminar de KPMG descarta indicios de apropiación indebida

Montaje del presidente de Pescanova, al lado de uno de los barcos de la compañía

22 de junio de 2013 (00:53 CET)

Avance preliminar de la auditoría forensic de Pescanova realizada por la consultora KPMG. La hoja de ruta que seguirá la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para analizar la situación interna de la multinacional, realizada por un equipo de una veintena de profesionales, comienza a desvelar una mecánica interna de ocultación constante de pérdidas durante los últimos ejercicios. Así se desprende de los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital.

La auditoría forensic, de la que se podrían derivar responsabilidades penales en la gestión de la compañía, ya está sobre la mesa en un primer avance y señala, según los datos consultados, que la compañía presidida por Manuel Fernández de Sousa-Faro articuló un entramado de filiales montado durante años con un único objetivo: ocultar la deuda de la compañía. De acuerdo con esa proyección, Pescanova también “hinchó” durante años su facturación para dimensionar su balance y obtener liquidez pidiendo más créditos. Los auditores de KMPG también detectan, según las fuentes consultadas, facturas falsas con el mismo objetivo.

Equipo directivo

Las facturas falsas, según el documento preliminar, no sólo se han detectado en la operativa de factoring, a través del adelanto de pagos a proveedores como una línea de descuento bancario más, sino también en otro tipo de operativa ordinaria. Y a más deuda, más facturación que se hinchaba artificialmente, señalan los auditores de KPMG. Todo ello, como una bola de nieve, hasta rebasar los 3.400 millones, frente a los poco más de 1.800 millones declarados por la compañía en el tercer trimestre del año pasado, con las últimas cuentas presentadas.

En lo que la forensic define en la práctica como una trama predefinida por Pescanova no solo estaría implicado el presidente. A Manuel Fernández de Sousa-Faro se sumarían hasta seis directivos de la multinacional. Entre ellos, según los datos a los que ha accedido Economía Digital, se encuentran el director de auditoría, el antiguo director financiero y el máximo responsable del departamento de administración. Del avance preliminar no se desprenden indicios de apropiación indebida, según los auditores forenses de KPMG.

A la espera de los informes de la UDEF


El auto mediante el cual el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz imputó a Fernández de Sousa y otros tres directivos por uso de información relevante aseguraba que la investigación haría uso del informe forensic una vez estuviese finalizado.

Además de este, el magistrado espera las conclusiones de la investigación encargada a la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policóa (UDEF) que tienen la encomienda de analizar el patrimonio de Fernández de Sousa y sus familiares en el último año. De momento, la comparencia del todavía presidente de Pescanova ante la Audiencia Nacional ha quedado aplazada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad