La auditora de Marta Fernández Currás supervisa grandes concesionarias de la Xunta

stop

Ernst & Young, a la que se incorporará la ex secretaria de Estado, audita las cuentas de la sociedad que gestiona el nuevo hospital de Vigo y la adjudicataria de la Autovía do Barbanza

La ex conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás

en A Coruña, 16 de noviembre de 2016 (05:56 CET)

Muy fino va a tener que hilar Marta Fernández Currás en su nueva aventura profesional. La exconselleira de Facenda y hasta hace nada secretaria de Estado de Presupuestos ultima su incorporación a uno de los grandes grupos consultores, de ámbito internacional, pero que tiene singular presencia en Galicia. De hecho, Ernst & Young (EY), la firma a la que todo apunta que se incorporará, se encarga de auditar las cuentas de grandes y polémicas concesionarias de la Xunta, desde hospitales a autovías. 

EY no se encuentra entre las grandes auditoras con actividad en el sector público gallego. Sin embargo, las últimas cuentas, las de 2015, de dos de las grandes concesionarias que más críticas han levantado llevan la firma de este grupo. Se trata de la Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo, que se encarga de la gestión del Álvaro Cunqueiro. Las cuentas de esta concesionaria fueron validadas por EY sin salvedades ni párrafos de énfasis en su informe, que es como ahora se denominan eufemísticamente los reparos de los auditores a las cuentas de cualquier empresa. 

Concesionaria rescatada

Otro caso es el de la Autovía do Barbanza Concesionaria de la Xunta de Galicia SA, cuyas cuentas también audita el grupo consultor al que se incorporará la ex secretaria de Estado de Presupuestos. Ernst & Young, de hecho, acaba de ser reelegida como auditora de la concesionaria de la Autovía do Barbanza, que es propiedad en un 100% de Sacyr, uno de los accionistas de Itínere y de Audasa, la gestora de la Autopista del Atlántico.  

Hasta octubre del año pasado, Abanca mantenía, como herencia de las cajas, un 10% de la sociedad concesionaria de la autovía, pero finalmente vendió su paquete a Sacyr. La de O Barbanza fue una de las vías que tuvo que ser rescatada por la Xunta. La concesión se financia con el canon abonado por las arcas autonómicas en función de los tráficos. Entre su inyección y la recibida por las autovías de Celanova y O Salnés, el Gobierno gallego desembolsó el año pasado unos 7 millones de euros para compensar a las empresas gestoras por la caída del paso de vehículos. 

Otras auditoras

A pesar de su presencia en estas dos concesionarias, EY todavía tiene camino por recorrer para hacerse con otras grandes cuentas en Galicia. Con datos oficiales del último año, otros grupos como KPMG auditan varias concesionarias, caso de la Autoestrada do Salnés y la Autoestrada da Costa da Morte. KPMG audita también Reganosa, cuyo segundo accionista es la Xunta, así como Retegal y Sogama, ambas sociedades públicas. 

La gestora de la Autoestrada Ourense Celanova, controlada accionarialmente por Copasa, está auditada por Deloitte, que también se encarga de validar las cuentas de Xesgalicia y de Sodiga, al menos las del último año. En el caso de la TVG, es PWC la encargada de auditar sus cuentas.  

Duras críticas

La oposición gallega ha cuestionado que la exsecretaria de Estado de Presupuestos vaya a fichar por una empresa consultora privada tras dejar su cargo en el Ministerio de Hacienda, y el PPdeG ha defendido que la que fue conselleira de Facenda "cumple la ley de incompatibilidades". "La lástima es que Fernández Currás no supiese de auditorías cuando fue la fusión de las cajas gallegas porque tal vez nos podría haber hecho un informe mucho más detallado y habríamos tenido información sobre cuál era la realidad de las entidades en el momento en el que el Gobierno gallego tomó la decisión", ha asegurado el portavoz parlamentario de En Marea, Luís Villares. 

Villares ha criticado "el aprovechamiento de lo público para lo privado" por parte de los cargos públicos, cuestión que también ha sido censurada por el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga. La nacionalista Ana Pontón se ha mostrado "escandalizada" ante las "puertas giratorias" que, en su opinión, "siguen existiendo para altos cargos y para el Partido Popular". "Lo grave es que esto sea legal", ha manifestado. 

Frente a ello, el portavoz del PPdeG en la Cámara gallega, Pedro Puy, ha asegurado que Marta Fernández Currás "cumple la ley de incompatibilidades". "Mientras se cumpla la ley nada más que decir que desearle lo mejor y agradecerle los servicios prestados para lo público", ha indicado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad