Jacinto Rey Laredo, vicepresidente y consejero de San José, en la salida a bolsa de la constructora

La Audiencia Nacional pone firmes a los accionistas históricos de San José

stop

La Sala de lo Contencioso tumba un recurso de los socios de Jacinto Rey, la familia Ávalos, contra las inspecciones fiscales en la compraventa de títulos del g

en A Coruña, 21 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

La única constructora gallega cotizada, Grupo San José, y su presidente y máximo accionista, Jacinto Rey, se han visto envueltos en un largo proceso judicial a cuenta de la compraventa de títulos de la propia compañía y de algunas de las sociedades patrimoniales del empresario. Y todo derivado de las operaciones de venta que llevaron a cabo miembros de la familia Ávalos, históricos accionistas de San José, por el correspondiente pago de impuestos, con el que Hacienda en absoluto estaba de acuerdo. El asunto ha acabado en la Audiencia Nacional.

La Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del alto tribunal ha tumbado un recurso de la sociedad Valjoyval Holding España SL, en el que figuraba como demandado el Tribunal Económico Administrativo Central, dependiente del Ministerio de Hacienda. Detrás de Valjoyval Holding España SL figuraba hasta 2014 María José Sánchez Ávalos, que controlaba entonces un 5,8% de San José, con 3,8 millones de acciones.

Hoy en día la participación de María José Sánchez Ávalos, que se ha reducido hasta el algo más del 4% del grupo constructor cotizado, se canaliza a través de otra patrimonial, la firma Caroval Holding SA. María José, junto a sus hermanas María Virtudes y Julia, declaran una participación conjunta de casi el 17% de la constructora, solo por detrás de Jacinto Rey. Las tres hermanas son hijas de uno de los fundadores de San José,.

En las Antillas Holandesas

La firma de María José, Valjoyval Holding, acudió a la vía contenciosa después de que el Tribunal Económico Administrativo Central fallase en 2013 en su contra, por entender que las actas de inspección levantadas por Hacienda eran correctas, por una cuantía de un millón de euros. La sociedad había presentado la liquidación por el Impuesto de Sociedades acogiéndose al régimen especial de Sociedades Patrimoniales, con una base imponible de 6,3 millones de euros. El líquido a ingresar ascendía a 956.982 euros. Hasta entonces la sociedad había tributado en régimen general. Y aquí residía la principal discrepancia con el fisco.

Valjoyval Holding España SL no era una sociedad patrimonial cualquiera. Estaba controlada desde las Antillas Holandesas y en su día declaraba una serie de participaciones clave, todas relacionadas con el grupo de Jacinto Rey: el 3,8% de Udra; el 9% de Constructora San José; el 2,6% de Constructora Ávalos, y el 2,3% de Cartuja Inmobiliaria. Todo ello queda acreditado en la sentencia.

Compraventa de acciones

Fueron determinadas operaciones de compraventa de acciones dentro del entramado del propio grupo, por las que Valjoyval declaró un beneficio de 6,3 millones de euros que pasaron a tributar al 15%, uno de los ejes del conflicto con Hacienda. En esas operaciones, el comprador era la propia Constructora San José e incluso Pinos Altos Inversiones, sociedad patrimonial controlada por el propio Jacinto Rey y su familia.

La inspección de Hacienda concluyó que, de las actas levantadas, la liquidación contenida en el acta era la correcta, con una base imponible de 6,3 millones, resultando una cuota del acta de 837.488 euros, unos intereses de demora de 155.755 euros y una deuda a ingresar de 993.243 euros. La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, en una sentencia del pasado mes de abril, ha dado finalmente la razón a Hacienda frente al criterio de parte de la familia Ávalos, los socios históricos de Jacinto Rey en San José. 

Hemeroteca

San José
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad