La asociación de mariscadores de Galicia entra en concurso en pleno conflicto con UGT

stop

Agamar ve como sus deudas crecen después de que el banco haya cancelado sus cuentas al conocerse su intención de solicitar la suspensión de pagos

Mariscadora

A Coruña, 16 de diciembre de 2014 (23:47 CET)

La histórica Asociación Galega de Mariscadoras e Mariscadores (Agamar) entró el pasado 5 de noviembre en concurso de acreedores voluntario, según se recoge en el Boletín Oficial del Estado. En el momento en el que solicitó la suspensión de pagos contaba con un pasivo de cerca de 36.000 euros derivado de la no concesión por parte del Ministerio de Agricultura de una subvención de esa cantidad, destinada a pagar los gastos de cursos de formación realizados en años anteriores. A día de hoy, fuentes de la asociación explican que la deuda concursal se ha incrementado, un hecho que viene motivado porque al conocerse su situación el banco canceló su cuentas.

"Ya en octubre, cuando salió a la luz la intención de solicitar el concurso, vimos como el banco nos paralizaba las cuentas, de esta forma, nuestra deuda ha crecido porque no hemos podido pagarles a proveedores y, además, tampoco hemos podido recibir las cuotas de los socios", se quejan fuentes de Agamar.

Asociación sin sedes

La asociación de mariscadores, en su mayoría compuesta por mujeres, llegó a tener más de un millar de asociados en sus épocas de bonanza. Sin embargo, ahora cuenta con unos 400 integrantes. La crisis propia del sector, el estado de las rías, y el hecho de que muchos asociados no podían casi ni pagar la cuota fue apagando la luz de la asociación. No obstante, desde su nacimiento, Agamar contó con la ayuda del sindicato UGT, una colaboración que ahora no tiene y que, según ella, también ha sido fundamental para decantar la entrada en concurso.

Por ejemplo, según explican desde Agamar, ahora mismo están actuando sin tener locales propios, ya que hasta hace unos meses se asentaban en distintas dependencias de UGT en varias ciudades. "Sin embargo, lo curioso es que se han quedado con parte del material y siguen haciendo uso de él", indican.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad