La AP-9 pierde tráfico, pero Audasa gana más

stop

La subida de los peajes permite a la concesionaria elevar levemente sus beneficios en el primer semestre, mientras libra una batalla con la Xunta y Fomento

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Audasa, Juan Carlos López Verdejo | EFE

14 de agosto de 2014 (14:14 CET)

Audasa ni se inmuta. La concesionaria de la AP-9, la vía que vertebra Galicia de norte a sur, ha elevado ligeramente sus beneficios en el primer semestre del año, a pesar de que el número de vehículos que circulan por la vía sigue cayendo. Cuando menos, la hemorragia ya no es tan grande. El descenso en los usuarios de la AP-9 ha sido solamente del 0,29% en lo que va de año, con una intensidad media diaria de 17.128 vehículos.

Este comportamiento plano ha quedado reflejado tanto en la cifra de negocio como en el resultado de explotación de la concesionaria, con la particularidad de que, mientras el tráfico baja, los ingresos suben gracias a la revisión de tarifas del 1,92% aplicada en enero de 2014. Así, los ingresos de Audasa se elevaron hasta los 59,1 millones, frente a los 58,4 que ingresaba en junio de 2013. También se eleva el resultado de explotación hasta los 29,05 millones (28,7 en junio de 2013) y los beneficios, que alcanzaron los 9,88 millones, frente a los 9,86 de hace un año.

Estable, dentro de la gravedad

El paciente está, por tanto, estable, cuestión importante ante el largo declive que atravesó la principal autopista gallega. Aunque es cierto que no se puede hablar de mejoría en la evolución de la concesionaria, que gana más por la subida de peajes bendecida por Fomento, lo cierto es que hay algún síntoma positivo.

Por ejemplo, los ingresos por telepeaje, que han seguido al alza. Pasaron de los 28,3 millones de junio de 2013 a los 29,3 millones a cierre del primer semestre de 2014. También aumentan los pagos con tarjeta y vuelven a descender los ingresos por peaje en efectivo.

Nada de batallas

No hace alusión la concesionaria en ningún momento a la batalla con la Xunta ni al expediente abierto por Fomento debido a las retenciones en la autopista. El Gobierno gallego solicitó primero el traspaso de competencias, ante la continua escalada en los precios de los peajes, y posteriormente montó en cólera por las deficiencias en el servicio y los continuos atascos, instando a los usuarios a que interpusieran reclamaciones contra Audasa. El Ministerio compartió el segundo punto, no el primero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad