La ampliación del Canal de Panamá: todo quedó en familia

stop

El exadministrador del Canal dirigió una empresa asociada con Sacyr. Dos primos y un cuñado viven del contrato que él mismo adjudicó

Obras de ampliación del Canal de Panamá.

03 de enero de 2014 (01:02 CET)

Todo quedó en familia. En este caso, en la familia Alemán. El exadministrador del Canal de Panamá que adjudicó a Sacyr la ampliación de la infraestructura, Alberto Alemán Zubieta, fue director general de la constructora panameña CUSA, asociada con Sacyr en el proyecto y que ahora exige al gobierno de Panamá 1.200 millones de euros "por sobrecostes" para terminar la obra. Hoy dos primos suyos y su cuñado viven gracias a ese contrato.

La decisión de Alemán fue criticada por el propio presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, que puso en tela de juicio la imparcialidad del entonces presidente del Canal. El vicepresidente de Panamá, Juan Carlos Varela, confesó a la embajadora estadounidense, Barbara Stephenson, que el consorcio español era "débil" y tendría "dificultades para acabar la obra".

"En dos o tres años se verá que esto fue un desastre", dijo el vicepresidente panameño en un cable que fue revelado por Wikileaks y publicado por El País en 2010. Varela solo se equivocó en los tiempos y no por mucho. No fueron tres años los que debieron transcurrir para que el fiasco se concretara, sino cuatro.

Los primos Alemán

A mediados de la década de los 90, Alberto Alemán Zubieta abandonó la primera constructora panameña, CUSA. El relevo lo tomó su primo, Rogelio Alemán, quien adquirió las acciones de la empresa que estaban en manos de Alemán Zubieta. Quince años después, el entonces administrador del Canal decide entregar el concurso al grupo de empresas liderado por Sacyr y en el que también participa CUSA. Su primo estaba de enhorabuena.

Otro primo, Jaime Alemán, está al frente de una de las firmas de abogados más importantes del país, Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), que ofrece asesoría legal al pool panameño liderado por Sacyr. Jaime Alemán fue embajador en Estados Unidos hasta diciembre de 2010, cuando renunció a su cargo pocos días después de que se conocieran las filtraciones de Wikileaks.

La hermana y el cuñado

Alcogal ayudó a montar sociedades fantasma al exdictador chileno Augusto Pinochet y también fue clave en la red de sociedades pantalla ideada por Cisco Systems para evadir impuestos en Brasil.

La hermana del adjudicador Aleman Zubieta también depende económicamente de los negocios de Sacyr en Panamá. El marido de Vicky Alemán, Carlos Cordero, que fue viceministro de Asuntos Exteriores, es socio-fundador de la conocida firma de abogados que asesora a Sacyr en Panamá.

Fianza

En 2009, los competidores de Sacyr se sorprendieron porque, atravesando una delicada situación financiera, la empresa española ofreció el mejor precio para la ampliación del Canal. Y lo más asombroso fue que también obtuvo la puntuación técnica más alta: 4.089 puntos contra 3.790 de la estadounidense Bechtel y 3.974 de ACS.

Este miércoles el adjudicador, Alemán Zubieta, quiso calmar a los panameños: "si el consorcio abandona las obras, perderá la fianza de 600 millones de dólares".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad