Adolfo Domínguez y Pablo Isla

La alerta en China pilla a Inditex y Adolfo Domínguez con 600 tiendas

La crisis del coronavirus también toca a la moda gallega: mientras que Inditex guarda silencio, Adolfo Domínguez suspende sus vuelos al país asiático

La alerta sanitaria por el brote de coronavirus de Wuhan ha 'atrapado' a dos empresas textiles gallegas de reconocido prestigio: el gigante Inditex y la firma del modisto ourensano Adolfo Domínguez. Ambas consideran China como un mercado en crecimiento y ambas cuentas con tiendas en la zona cero de la crisis. Con cerca de 600 establecimientos en el país, la multinacional de Amancio Ortega tiene siete tiendas en Wuhan. Por su parte, Adolfo Domínguez contabiliza ocho tiendas en China, también una de ellas en la zona de origen de la epidemia. Al margen de los números, no obstante, hay diferencias entre la situación de una textil y otra.

Franquicias contra tiendas propias

Las ocho tiendas con las que Adolfo Domínguez se asienta en China son franquicias. No cuentan con trabajadores españoles, sino que el negocio es llevado por locales que no forman parte del grupo empresarial. Precisamente por esa circunstancia, este martes desconocían si el establecimiento en cuestión que se asienta en Wuhan está cerrado al público temporalmente o no. “Al tratarse de franquicias, es más complicado. Las prendas entregan al principio de cada temporada”, explican. 

En el caso de Inditex, por contra, se trata de tiendas propias. Según las últimas cuentas anuales de la textil presentadas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo presidido por Pablo Isla contaba a final de 2018 con 589 tiendas en China (179 de Zara, 50 de Zara Home, 69 de Pull&Bear, 87 de Massimo Dutti, 66 de Bershka, 49 de Stradivarius, 88 de Oysho y una de Uterqüe). Además, sumaba 22 tiendas de Inditex en Taiwan, 35 en Hong Kong y 9 en Macao. Según Expansión, la compañía cuenta con 7 tiendas en la zona de Wuhan: tres Zara, dos Bershka, un Pull&Bear y un Stradivarius.

Adolfo Domínguez evita los vuelos

Desde Inditex, por el momento, no se hacen declaraciones acerca del impacto que puede tener o no la cepa de coronavirus en su negocio chinés. No es así desde Adolfo Domínguez. La compañía pilotada en la actualidad por Adriana Domínguez informa que, “siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad”, han decidido suspender los viajes comerciales al país asiático. Y es que, aunque no cuentan con trabajadores de la firma ourensana en China, sí son relativamente habituales viajes dentro del grupo a esta ubicación.

H&M, textil sueca y principal rival de Inditex, también ha tomado esta decisión. No solo ha suspendido las misiones comerciales al país, sino que ha decidido cerrar temporalmente 13 tiendas. En su caso, suma unos 500 establecimientos en el territorio del gigante asiático.

Asia, un mercado estratégico

En los últimos años, China y Asia en general se han convertido en zona estratégica para el sector textil no solo por sus proveedores, sino también por su potencial de compra. El mercado asiático ha tornado en un espacio de futuro para Adolfo Domínguez. En los nueve primeros meses de su año fiscal, Japón fue el territorio en donde más creció atendiendo a ventas comparables (miden el crecimiento de la facturación a mismo número de tiendas sin tener en cuenta aperturas). El crecimiento en el territorio nipón fue de un 8,9%, seguido de México, con un 7,1% y Europa (4,4%). En cuanto a nuevas tiendas, en ese período la compañía abrió una nueva franquicia en China (frente a dos nuevos establecimientos en Portugal, siete en el mercado español y 10 en México). A finales de 2018, además, China fue, junto con Portugal y México uno de los territorios donde consiguió beneficios (algo másde 100.000 euros).

Aunque con unas magnitudes que no dan lugar a la comparación, los números de Inditex también revelan la importancia de China en su negocio. Con casi 13.000 empleados, el país aportó en 2018 364 millones de los 546 con los que Asia contribuyó a los resultados de la compañía.

Además, en mayo del año pasado, Pablo Isla llevó a cabo un road show por China en el que se reunió con distintas autoridades, entre ellas, el alcalde de Pekín, Jining Chen. El presidente de Inditex explicó que China se había convertido en el primer país del mundo donde el grupo con sede en Arteixo había culminado su plan de tiendas ecoeficientes, establecimientos donde se consigue reducir emisiones y ahorros de energía de hasta el 30% en comparación con una tienda tradicional.

Tratándose de cotizadas, la situación de China puede impactar directamente en su capitalización. Este martes, Inditex cerraba la sesión con sus acciones a un precio individual de 30,9 euros y una subida del 1,54%. Adolfo Domínguez caía un 2,78% hasta los 6,3 euros por título.

 

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad