Kelme da la primera alegría al ex conselleiro Javier Guerra y abandona los números rojos

stop

La popular firma deportiva encadena dos ejercicios en positivo tras tapar un agujero de 14 millones

Javier Guerra y la fábrica del Kelme en Elche / EFE

en Ourense, 29 de marzo de 2016 (05:10 CET)

Desde que en 2011 la sociedad alicantina New Millenium Sports se hiciera con el control de la mítica enseña deportiva Kelme, pocas alegrías reportó la firma al ex conselleiro Javier Guerra, que mantiene una participación minoritaria de la compañía, ahora en manos del fondo de capital riesgo Tirant.

La marca que llegó a vestir al Real Madrid acumuló números rojos por valor de 12 millones en 2013 a lo que siguió una importante deuda que alcanzó los 21 millones un año después. Sabía de los apuros de la firma el empresario que se consagró en el textil con la ya liquidada El Secreto del Mar y que mantiene prósperos negocios en Portugal.

Maniobras para arreglar las cuentas

Kelme todavía no es tan rentable como O Segredo do Mar, las instalaciones de Matosinhos (Oporto) que trabajan para Inditex o Bimba y Lola, pero en los dos últimos ejercicios ha conseguido revertir la tendencia. En 2014 cerró balance con 860.000 euros en ganancias y en 2015 consiguió mantenerse en números positivos, según reconoció la propia empresa a Infocif.

Con la rentabilidad mejorada, la hoja de ruta para enderezar Kelme pasa por la entrada de un nuevo socio, cuya identidad no ha trascendido, y por la reducción de capital que acaba de ejecutar New Millenium Sports por valor de 14,3 millones para compensar pérdidas.

Negocio internacional

El año pasado, la sociedad recibió 11,5 millones de Tirant, fondo participado por el Instituto Valenciano de Finanzas, a través de la capitalización de deuda, lo que permitió aligerar el pasivo y allanar el camino para que la banca accediese a refinanciar el resto. Aún así, la compañía entregó activos inmobiliarios para saldar una parte de sus compromisos con las entidades financieras.

En medio de la negociación para cuadrar los números, Kelme consiguió mantener su cifra de negocio, que ronda los 9 millones de euros. La empresa tiene presencia en Rusia, China, India, Japón o Estados Unidos y acaba de cambiar de socio en Brasil, donde aspira a crecer un 40%, informa Infocif.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad