Juicio por el ERE en Sargadelos: los trabajadores apelan al caso de Coca-Cola

stop

Esperan, que como en el juicio de la embotelladora, los despidos se declaren nulos

Complejo de Sargadelos en Sada | Sargadelos

02 de julio de 2014 (21:02 CET)

El juicio por la impugnación de los sindicatos UGT, CCOO y CIG del expediente de regulación de empleo (ERE) de Sargadelos, que supuso el despido de 41 trabajadores en la planta cerámica de Cervo (Lugo) y 29 en O Castro (Sada) ha quedado visto para sentencia en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Durante el juicio, que fue aplazado en varias ocasiones por cuestiones formales y por intentos de negociación por parte de la empresa, los demandantes han apelado al fallo de la Audiencia Nacional que declaró nulo el ERE de Coca-Cola Iberian Partners.

Precedente beneficioso

Carlos Pérez, de CCOO, manifestó que los sindicatos se agarran a la sentencia de la embotelladora española. “El precedente de la Coca-Cola puede ser beneficioso, porque lo que ocurrió en las plantas de As Mariñas y de Sada fue una injusticia”, explicó.

En concreto, las centrales interpusieron recurso en base a la que el expediente fue presentado para todo el grupo por parte de la empresa, pero la plantilla entiende que debería haberse hecho por centros de trabajo diferentes. Lo mismo que sostuvieron los sindicatos en el caso de Coca-Cola que aplicó un ERE conjunto, y no por filial.

"Sueldos desorbitados"

A lo largo del juicio también ha tomado la palabra el abogado de Sargadelos, que ha asegurado que los despidos eran necesarios para asegurar la viabilidad de la empresa, inmersa en concurso de acreedores. La plantilla espera que el fallo se conozca en unos diez días.

Así, recuerda que Sargadelos alega "una situación muy concreta de caída de ventas salvaje" pero entiende que es "una discusión de hace seis meses" y que la dirección, que cuenta con un plan de viabilidad ahora trazado, "nunca quiso negociar" y ofreció el mínimo legal para las salidas de la plantilla.

“Es un escenario increíble en el que algunos responsables siguen “cobrando sueldos desorbitados mientras la empresa le debe extras a gente que está trabajando”, indican los sindicatos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad