José María Castellano / EFE

José María Castellano dice adiós a la moda: deja el consejo de Puig

El directivo sale de la cúpula de Puig y abandona un sector que le llevó a ser vicepresidente de Inditex y consejero en Adolfo Domínguez, Esprit o Tous

José María Castellano pone punto final a su presencia en empresas de moda. El ex vicepresidente de Inditex ha abandonado el consejo de la última empresa del sector en la que todavía figuraba en sus órganos de representación: la catalana Puig.

El que fuera mano derecha de Amancio Ortega en el grupo con sede en Arteixo ha puesto punto final a una etapa de diez años como consejero externo en la compañía catalana, que en 2018 (últimas cuentas disponibles) facturó 1.933 millones de euros y cosechó un beneficio de 242 millones de euros. Economía Digital se puso en contacto con la family office de José María Castellano y con Puig para conocer los motivos de la salida, sin obtener respuesta por su parte.

El directivo coruñés abandona el consejo de una compañía en la que compartió mesa con Marc y Manuel Puig, así como con el propio presidente de Banco Sabadell, Josep Oliú, o Manel Adell, el encargado de pilotar la expansión de Desigual entre 2002 y 2012. 

José María Castellano y la moda

Puig, empresa dedicada a la moda y a la fabricación de perfumes, era el último nexo de unión de José María Castellano con un sector que ha copado la mayor parte de su trayectoria profesional. El directivo fichó por Inditex en 1984 para, en 1997, convertirse en vicepresidente y consejero delegado de la firma gallega cuando esta avanzaba con sus planes de expansión.

Allí permaneció hasta que en 2005 dejó su cargo tras las diferencias con Ortega con la frustrada compra de Fenosa junto a un grupo de empresarios gallegos. Tan solo año y medio más tarde se incorporaría al consejo de Adolfo Domínguez, empresa participada al 14,8% precisamente por Puig, con la que mantiene un contrato de fabricación de productos de perfumería y cosmética. En la textil ourensana permaneció casi dos años hasta que certificó su salida en enero de 2009 ante el nombramiento como presidente de ONO que "le obliga a una dedicación prácticamente exclusiva", según comunicaba la empresa en un hecho relevante a la CNMV. 

El que fuera vicepresidente de Inditex compaginó su puesto en Adolfo Domínguez con el de consejero en la compañía de joyería Tous, de la que saldría en 2010. A partir de entonces vivió cuatro años desvinculado de las cúpulas de empresas del sector de la moda hasta que en diciembre de 2014 recaló en Esprit. La firma textil alemana apostó por talento made in Inditex para lanzar su plan de expansión en España, ya que tenía como director ejecutivo a José Manuel Martínez Gutiérrez, antiguo responsable de las áreas de distribución y operaciones de Zara. Sin embargo, ni uno ni otro permanecen en la firma alemana, después de que hace casi dos años José Manuel Martínez dejase el cargo para convertirse en consejero delegado de Bimba y Lola y de que Castellano abandonase el consejo el pasado mes de mayo.

Sus otros negocios

Pese a abandonar por completo su presencia en la cúpula de empresas del sector de la moda, José María Castellano todavía ocupa puestos de relevancia en un nutrido grupo de empresas. Y es que el directivo coruñés es consejero del fabricante de productos dietéticos Naturhouse, con cuyo presidente, Félix Revuelta, participa también en el consejo de administración grupo químico Sniace.

Además, Castellano también se erige como uno de los accionistas de referencia de la socimi hotelera Millenium Hotels, de la que también es consejero, y figura como máximo responsable de Nakadama, Alazady o Artinver, sociedades con las que gestiona su patrimonio. 

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad