José Alberto Barreras sale al rescate de Montebalito con su propio dinero

stop

El histórico empresario vigués, salpicado por la crisis de Pescanova, asume 3 millones de la deuda de su compañía para saldar cuentas con la Sareb

Belén Romana, presidenta de la Sareb

A Coruña, 23 de diciembre de 2014 (02:29 CET)

Aunque los quebraderos de cabeza del histórico empresario vigués José Alberto Barreras son muchos, ya puede decir que se ha quitado uno de encima. Eso sí, a costa de su propio bolsillo. La niña bonita del que fuera accionista de Pescanova –incluso estuvo imputado por hacer uso de información relevante y vender acciones antes de que estallara la crisis de la pesquera gallega-- es Montebalito, una peculiar sociedad que aglutina negocios de energía renovable y compraventa de inmuebles y hoteles. Pero la cotizada está de capa caída y entre sus numerosos problemas estaba una deuda de 11,8 millones que mantenía con la Sareb, el llamado banco malo.

Pues bien, esta deuda ha quedado cancelada en una operación a tres bandas. Según comunicó la compañía a la CNMV, Montebalito ha suscrito un acuerdo con la Sareb por el que mantendrá una "disposición de tesorería" de 3,4 millones para pagar al banco malo a cambio de cancelar el resto de la deuda pendiente, esos casi 12 millones. El dinero saldrá de un préstamo que concede el propio José Alberto Barreras a su empresa por la cantidad de 3 millones, con vencimiento a un año, sin garantías, con amortización semestral y un interés del 5%. "Idénticas condiciones en las que el accionista de referencia debe restituir la misma cantidad a Sareb", explica el comunicado.

Deuda y números rojos


Por lo tanto, la responsabilidad deudora por esa cuantía de 3 millones de euros se subroga en la figura del presidente de Montebalito. La compañía ha celebrado con fuerza el acuerdo, al menos, de cara a sus accionistas. "Representa la parte más importante del proceso de reducción de la deuda bancaria que el Grupo Montebalito ha estado llevando a cabo desde el 2008 y que permite despejar las principales incertidumbres sobre la viabilidad económica", dice la empresa.

La compañía mantenía a cierre de 2013 una deuda financiera de 58,3 millones, de los cuales 25,5 millones eran a corto plazo y otros 23,7 a largo plazo. Entre los acreedores estaban, además de la Sareb, Caixabank, Santander o Bankia.

Pero ese no era el único problema de Montebalito. La empresa cerró nuevamente con pérdidas de 4,2 millones, que se sumaron a los números rojos del año anterior por valor de 20,2 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad