Joaquín Torres, el arquitecto de las sicavs

stop

El propietario de A-Cero, con intereses en varias sociedades de inversión colectiva, controla junto a sus hermanos Aracab Inversiones, con un patrimonio de diez millones

Joaquín Torres

30 de julio de 2014 (22:49 CET)

Que Joaquín Torres es el arquitecto de los famosos resulta un hecho incontestable. Lo que no está nada claro es que realmente pase apuros económicos tras la suspensión de pagos y posterior liquidación de una de las empresas de su grupo, A-Cero Inmobiliaria. El arquitecto, con habitual querencia por los medios a la hora de abordar sus proyectos, mantiene reservas en torno a la estructura de más de una veintena de sociedades que conforman el conglomerado A-Cero, con firmas repartidas entre Madrid y A Coruña. Entre ellas, Joaquín Torres ha sido y es administrador y socio de sicavs, sociedades de inversión colectiva con mínima tributación en el Impuesto de Sociedades, en gran parte relacionadas con los negocios de su familia, pero también con algunos de los exsocios que levantaron el estudio de arquitectura junto a él.

Un ejemplo de todo ello es Aracab Inversiones, una sicav de la que es socio junto a sus hermanos, Julio, Andrés y María Teresa, registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Aracab tiene corta vida, ya que procede de la modificación de otra sicav, Inversiones Berkay, cuya junta general ordinaria y extraordinaria de accionistas celebrada a mediados de 2010 decidió cambiar la denominación por la actual.

Más vinculaciones

Actualmente socio y antes consejero y administrador, la vinculación de Torres con Aracab pocede en gran parte de la fortuna derivada de los negocios familiares, ya que su padre fue uno de los fundadores de ACS junto a Florentino Pérez. La sicav contaba en el primer trimestre de este año con un patrimonio de diez millones de euros, con una cartera repartida, casi a partes iguales, entre el mercado nacional y el extranjero. Aracab tiene un capital máximo estatutario de 24 millones de euros, tras una modificación, inscrita en la CNMV, que rebajó el capital máximo desde los 36 millones.

Con Bankia como gestora y Deloitte como auditora, Aracab mantenía en el primer trimestre de este año posiciones en valores como Telefónica, Jazztel, Técnicas Reunidas, Inditex, Repsol, así como bonos y obligaciones del Estado y determinadas inversiones en futuros. La relación de la familia Torres con las sicavs viene de lejos, ya que a través de esta sociedad controlaba Eurohispano Opciones, otra sociedad de inversión colectiva privilegiada fiscalmente.

Emporio familiar


Torres, que mantiene un calculado hermetismo en torno a su grupo, también ha estado presente en Simcovas, una sicav de la que fue socio y en la que también estaba presente uno de los socios que montaron el estudio de con él. Se trataba, según consta en el Registro Mercantil, de Alberto Peris, hoy alejado de los negocios del afamado arquitecto.

Que la familia de Joaquín Torres no pasa precisamente hambre lo confirma el ranking que elabora anualmente el diario El Mundo sobre las cien principales fortunas españolas. Sus padres Juan Torres Piñón y Joquina Verez, figuraban en el puesto 98 de dicho listado, con un patrimonio atribuido de 41,2 millones de euros a finales de 2013. Firmas como Cartera Kairós e Inversiones Bereindi son algunos de los puntales del negocio familiar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad