Jesús Lence, el azote de los ganaderos, gana más con la gasolina que con Leche Río

stop

El negocio lácteo aporta un resultado negativo de 246.000 euros al empresario, que es accionista de Euroespes, Sabadell, Ebro Foods y Deoleo

Jesús Lence

en A Coruña, 05 de agosto de 2015 (04:53 CET)

A pesar de ser una pieza clave para el lácteo y manejar uno de los pocos grupos en el sector con capital gallego, a Jesús Lence, propietario de Leche Río, no le tiembla el pulso en criticar con dureza a los sindicatos agrarios, representantes de los productores. "Hacen tractoradas porque les gusta ir de fiesta", dijo este martes el empresario del que dependen los ingresos de muchas explotaciones en Galicia. Lence pidió que se "despolitice" el sector, negó los bajos precios y apuntó que si se paga menos es porque la leche es de baja calidad. Genio y figura, declaraba esto casi al mismo tiempo que la Xunta anunciaba una inversión de 650 millones hasta 2020 en el lácteo y reconocía el desajuste.

Leche Río es el buque insignia de la familia Lence, con una facturación que superó los 226 millones en 2013 es, junto a Feiraco pero con mucho mayor tamaño, de los pocos grupos gallegos que compite con los grandes, como la francesa Lactalis. Pero los negocios de Lence tienen otra pata en el sector de los carburantes y las gasolineras. Y, a pesar de la sanción de 113.801 euros que le impuso Competencia por pactar precios, esta área va viento en popa. De hecho, le reporta más beneficios que el principal negocio del grupo familiar.

Beneficios millonarios en los carburantes

Lence Torres SL es la sociedad dedicada a los carburantes y, además, la cabecera de los negocios de la familia Lence, controlando la mayoría del capital de Grupo Leche Río, de Complejo San Cristóbal, dedicada también a los carburantes; y de Transleche, una sociedad de inversión. Está totalmente controlada por la familia Lence y el año pasado obtuvo unos beneficios netos de 1,2 millones de euros, un 58% más. El incremento se debe, en buena medida, a que Lence Torres ha iniciado en julio del año pasado la venta directa de combustible suministrado por Repsol, lo que ha disparado su cifra de negocio de los 713.000 euros a los 14,7 millones, según consta en la memoria de la empresa.

Del resto de sociedades que orbitan en torno al grupo, han aportado beneficios Transleche, que ganó 514.000 euros; y Compejos San Cristóbal, con un resultado de ejercicio positivo de 1,268 millones. Complejo San Cristóbal se dedica también a la venta de combustible y fue la otra empresa sancionada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Compentencia, al concluir en su investigación que había intercambiado información y participado en acuerdos sobre los precios. Jesús Lence negó que hubiera incurrido en tales prácticas.

Leche Río, en cambio, registra un resultado negativo de 246.000 euros. En 2013 obtuvo unos beneficios de 1,7 millones pero el pasado año fueron los carburantes la joya de la familia.

Accionista

Entre los episodios tormentosos que agitaron la vida del empresario no solo están las críticas que le han proferido agrupaciones agrarias o las investigaciones de Competencia. También fue inhabilitado como administrador de empresas durante tres años por un delito medioambiental, un vertido en el río Tórdea. Durante su periodo de inhabilitación lo sustituyó su hija María Jesús Lence, como presidenta de Leche Río.

El Grupo Lence Torres es accionista de Euroespes, la cotizada gallega que opera en el campo de la biotecnología y que tutela el doctor Ramón Cacabelos. Su participación está valorada en 270.000 euros.

Del mismo modo, posee acciones de Ebro Foods, valoradas en 3,7 millones; de Banco Sabadell, con un valor de 2,7 millones; y de Deoleo, por valor de 1,7 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad