Jealsa resuelve en los juzgados la aventura italiana con la preveía ganar 20 millones

stop

La conservera gallega acordó producir para un socio extranjero, que rompió unilateralmente el contrato tras vender sus marcas a Bolton, la compañía que posee el 40% de Calvo

Jesús Alonso, presidente del grupo Jealsa, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo | EFE

04 de julio de 2014 (22:52 CET)

Jealsa-Riaxeira es una máquina bien engrasada. En sus últimas cuentas públicas, las de 2012, consiguió unas ventas de 560 millones de euros y creció un 20% en el mercado español en plena crisis. No obstante, y a pesar de su buena salud, a lo largo de los años también ha tenido negocios que le han salido rana. Uno de ellos se encuentra en Italia. Pasados casi seis años, la compañía sigue litigando con la empresa Trissolbia (antes denominada Palmera) debido a la ruptura del acuerdo que mantenían para que la gallega fabricase productos para esta.

La ruptura unilateral del acuerdo por parte de Trissolbia hizo que Jealsa dejase de ganar cerca de 20 millones de euros, según sus estimaciones. Además, había acometido inversiones en sus plantas para realizar la producción de la italiana.

Un acuerdo que duró un año

En marzo de 2007, la conservera gallega y la ahora Trissolbia firmaron un contrato por la cual Jealsa y su filial Tunaliment llevarían a cabo el proceso de transformación, producción y envase de conservas de pescado, tanto para consumo humano como para mascotas, de la compañía italiana en el país mediterráneo bajo las marcas Palmera y Petreet.

El grupo de Jesús Alonso tuvo que acometer numerosas inversiones para poder cumplir el acuerdo que establecía que debía llevar a cabo en sus instalaciones el tratamiento, envase y precintado de los productos. Sin embargo, cuando aún no había pasado un año de la asociación, Jealsa demandó a la italiana por “desistir unilateralmente” del acuerdo alcanzado. La conservera gallega reclamó a Trissolbia más de 540.000 euros para satisfacer la deuda comercial devengada en el primer ejercicio del contrato, algo más de 20 millones en concepto de daños y perjuicios ya que entendía que era la cantidad que dejaba de ganar con el fin del contrato, y cerca de medio millón como indemnización por las inversiones asumidas.

Venta a Bolton

Trissolbia argumentó que no incumplió la relación contractual establecida, que no contemplaba, a su juicio, ninguna obligación o garantía de volumen de pedido mínimo. Además, reveló un hecho fundamental. Durante el primer año de contrato vendió las marcas Palmera, Alco y Petreet a un tercero, Bolton. Empresa italiana del sector que, curiosamente, años después se hizo con el 40% del capital de Grupo Calvo.

Tras años de luchas en el juzgado, en 2012, la Audiencia Provincial de A Coruña estimó parcialmente la demanda de Jealsa y ordenó a Trissolbia que abonase, entre otros conceptos de daños emergentes e intereses legales, algo más de dos millones de euros. No estimó, no obstante, el abono de los 20 millones que Jealsa entendía que había dejado de ganar tras la espantada del socio italiano.

Fallo del Supremo


Trissolbia llevó la sentencia ante el Supremo, que el pasado mayo desestimó el recurso de casación interpuesto por la italiana, a la que además impone las costas causadas a Jealsa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad