Jealsa pierde casi 5 millones en Chile, con ocho de sus nueve filiales en números rojos

stop

La conservera destina millonarias inversiones al país andino para abrirse paso en el negocio de las renovables

Jesús Alonso (Jealsa) recibe el premio a la Excelencia empresarial

en A Coruña, 13 de octubre de 2015 (03:17 CET)

Jealsa Rianxeira arrancó hace ya más de una década su expansión por Sudamérica, que tuvo un punto de inflexión con la compra de la primera productora chilena de pescados y mariscos enlatados, Robinson Crusoe. A Ecuador o Guatemala se sumó entonces el mercado de Chile y Brasil, luego Marruecos, y ahora, la conservera gallega ya tiene los ojos puestos en Asia.

Pero la expansión no siempre es sencilla. De hecho, Chile ha sido una de las plazas complicadas en el último año para el grupo que fundó Jesús Alonso. Allí acumula la compañía  con sede en Boiro nueve filiales dependientes de Corporación Empresarial Jealsa. A cierre de 2014, ocho de ellas estaban en números rojos. La pérdida acumulada ronda los 4,6 millones. Una de las sociedades cartera, Inversiones Rumbo Sur, es la única que aportó beneficios, 642.819 euros.

Robinson Crusoe naufraga

El negocio desplegado por Jealsa en Chile tiene dos principales áreas de actividad. La originaria del grupo, que se forjó en la combra de Robinson Crusoe y que está formada por las sociedades Trans Antartic Ltda y Crusoe Foods Industria, Importaçao e Exportaçao, ambas dedicadas a la fabricación de conservas.

La primera es la base chilena de la antigua compañía. Ya en las manos de Jealsa, el último ejercicio reportó unas pérdidas de 1,96 millones. Peor fue el balance en Brasil, donde radica Crusoe Foods. Los números rojos ascendieron a 7,74 millones.

Apuesta eólica

El otro gran negocio chileno de Jealsa es la producción de energía. Cuenta con cinco filiales destinadas a este cometido. El grupo está haciendo una apuesta por el desarrollo eólico, con fuertes inversiones. Recientemente trascendió la construcción de un parque de 36 megavatios en la región chilena de Chiloé y con un desembolso cercano a los 80 millones.

 Siendo un negocio del que se esperan buenas rentabilidades en el futuro, en el curso pasado ha dado más penas que alegrías. Las cinco sociedades destinadas a esta área registraron pérdidas que van desde los 908.336 euros de Trans Antartic Energía a los 216.533 euros que perdió Alba Andes. Si bien es cierto que todas ellas mostraban un resultado de explotación positivo, lo que invita a pensar que vendrán tiempos mejores. El mayor trastorno fue para Alba SA, que acumuló unos números rojos de 2,12 millones. También registraron pérdidas Antartic Generación (24.766 euros) y Alba Pacífico (281.387 euros).

Las sociedades cartera

La presencia de Jealsa en el país andino se completa con tres sociedades cartera. Además de la citada Inversiones Rumbo Sur, tiene otra con el mismo nombre, Inversiones Rumbo Sur 2, y Trans Antartic SA. Estas dos últimas registraron pérdidas de 20.140 y 26.130 euros respectivamente a cierre de 2014.

La conservera gallega tiene otras dos sociedades cartera en plazas de tributación blanda. Es el caso de Sant Yago N.V., radicada en el emergente paraíso fiscal de Curaçao; y de Sant Yago Holding, con domicilio en Holanda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad