Vista aérea de la Ap-9 a su paso por el puente de Rande

Itínere premió con 800.000 euros a su cúpula por la gestión de la AP-9

El grupo de infraestructuras adelantó los salarios de su consejero delegado y alta dirección por su labor en las obras de la AP-9 y en la subida de peajes

Itínere, el grupo de infraestructuras que gestiona la AP-9 y que está en plena batalla accionarial por el control de la compañía, abonó una remuneración de 1,11 millones a su consejero delegado, Francisco Javier Pérez Gracia, y 1,84 millones a su alta dirección, conformada durante el pasado ejercicio por 16 directivos que llevan el día a día de las distintas concesionarias. Está Audasa, pero también Audenasa (Navarra), Aucalsa (Campomanes-León), Autoestradas (A Coruña-Carballo) o la AP-1 (Burgos-Armiñón).

Los salarios son bastante superiores a los del ejercicio anterior, cuando el grupo retribuyó con 811.000 euros a su primer ejecutivo y reservó para la alta dirección 1,34 millones. No se trata de un incremento salarial, pero sí de un premio en forma de adelanto de parte de la retribución variable que tiene asignada la cúpula y que en lugar de abonarse en marzo del año siguiente, como es habitual, se pagó anticipadamente por acuerdo del consejo de administración del 11 de diciembre en reconocimiento a la labor de la directiva.

Premio por las obras que denunció la Fiscalía

Itínere juzgó que merecían el adelanto principalmente por tres hitos, dos de ellos acaecidos en Galicia. El primero fueron las obras de ampliación de la AP-9 en Rande y en la circunvalación de Santiago, una tarea que acomete la concesionaria Audasa obteniendo financiación mediante emisiones de deuda y cargando luego el importe a las tarifas de los usuarios, en virtud del acuerdo firmado con Fomento en la etapa de José Blanco.

Las obras le han costado a Audasa una demanda de la Fiscalía de Pontevedra por los atascos del vial, reclamando que se devuelva el importe abonado en los peajes a los usuarios afectados. No parece preocupar demasiado la ofensiva judicial a la concesionaria, que no solo no dotó provisión alguna por el litigio, sino que reconoció la labor de sus directivos a la hora de acometer las obras.

La subida de peajes en la AP-9 también tiene premio

El otro asunto que para Itínere justifica el adelanto a su cúpula es el incremento de los peajes en la AP-9, o según lo fórmula el propio grupo en su memoria de ejercicio, “la entrada en vigor a finales de octubre de la revisión extraordinaria de tarifas para Audasa”. Ese mes, las tarifas se encarecieron de media un 2%, convirtiendo a la AP-9 en la autopista que sufría el mayor incremento entre todas las dependientes del Ministerio de Fomento.

La subida de los peajes se realizó en virtud del decreto antes mencionado, firmado por José Blanco, y de otro impulsado por Ana Pastor, en este caso, para compensar a la concesionaria de los descuentos que aplica a los usuarios en determinados tramos entre Vigo y Pontevedra.

Adelanto de casi 800.000 euros

Finalmente, Itínere también reconoce a sus directivos por el sobreseimiento definitivo del caso Pamasa, un presunto desvío de fondos públicos de 42 millones en el desdoblamiento de la carretera Palma-Manacor que acabó en nada.

Tanto reconocimiento se traduce en un adelanto de la remuneración de casi 800.000 euros. El consejero delegado ingresó 296.000 euros adicionales el año pasado como parte de la retribución variable que debería percibir en 2019, mientras que la alta dirección se llevó 487.000 euros más de lo previsto, también por la parte variable de su salario que no debería percibir hasta este año.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad