Isolux vende T-Solar, que enterró más de 60 millones en ayudas en Galicia

stop

Llegó a contar en Ourense con la segunda mayor fábrica de placas solares de España, que cerró sus puertas en 2013 y despidió a 170 trabajadores

Protesta de trabajadores de T-Solar

en A Coruña, 27 de agosto de 2015 (14:15 CET)

A grandes males, grandes remedios. Isolux Corsán ha puesto a la venta T-Solar, su filial de renovables, que cuenta con medio centenar de plantas fotovoltaicas con un total de 326 megavatios de potencia, repartidas por España y otros siete países, según ha informado la compañía. T-Solar, que llegó a contar con la segunda mayor planta de fabricación de paneles solares de España, ubicada en Ourense, firmó en su día uno de los capítulos más oscuros, todavía sin aclarar, de la política de ayudas empresariales por parte de las administraciones, tanto autonómica como central.

T-Solar cerró sus puertas en Ourense en abril de 2013, después de enterrar más de 60 millones de euros en ayudas públicas, que se dividían entre subvenciones directas y créditos blandos. También decidió despedir a su plantilla, integrada por unos 170 trabajadores. La nebulosa envuelve todavía esas ayudas recibidas, sin que la empra ni la Xunta aclaren del todo el destino final del dinero y su eventual devolución.

Más desinversiones

El grupo de construcción y concesiones también ha colgado el cartel de 'se vende' en el conjunto de líneas de transmisión eléctrica que gestiona en Brasil, que suman 3.842 kilómetros de longitud. Isolux prevé obtener entre 600 y 700 millones de euros con la venta de su participación mayoritaria en estos dos activos, que ostenta a través de su filial Isolux Infraestructure. La compañía confía en cerrar las desinversiones en esta segunda mitad del año, según indica en su presentación de resultados semestrales.

Estas desinversiones se enmarcan en el acuerdo que Isolux alcanzó en la primera mitad del año con el fondo de pensiones canadiense PSP para repartirse o venderse los activos de Isolux Infrastructure, filial conjunta de concesiones, en la que el grupo constructor controlaba el 80,7% del capital y el fondo, el 19,2% restante. En el caso de T-Solar, Isolux Infrastructure controla a su vez el 88% del capital social de esta empresa fotovoltaica, que tiene una firma de 'private equity' como socio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad