Isolux vende la metalúrgica gallega Emesa

stop

MOVIMIENTO CORPORATIVO

Protesta de los trabajadores por los despidos en Emesa

en A Coruña, 29 de octubre de 2015 (15:00 CET)

El Grupo Isolux Corsán ha vendido la empresa metalúrgica gallega Emesa al grupo madrileño Soil. La operación ha sido confirmada este jueves por los nuevos propietarios a través de un comunicado en el que anuncian su intención de relanzar la actividad de la planta y devolverla a los niveles previos al inicio de la crisis.

La venta se produce después de que Isolux traspasase el pasado mes de mayo parte del patrimonio empresarial a una sociedad de nueva creación, de la que ahora el Grupo Soil controla el 100% de las acciones. En cualquier caso, el grupo madrileño avanza que Emesa mantendrá su propia identidad de marca, así como la sede en la localidad coruñesa de Coirós.

Objetivos

Con la adquisición de Emesa, Soil confía en lograr un aumento de su producción, mejorar su rentabilidad, crear nuevos puestos de trabajo y, "en definitiva, contribuir al desarrollo industrial de Galicia". El director general del grupo, Luis Mingo, apunta que la incorporación de una empresa "de la envergadura y la reputación" de Emesa "además de aumentar nuestra cartera de productos y soluciones, acelera nuestra estrategia de crecimiento". A lo que añadió "la complementariedad de nuestros portfolios de clientes y de nuestras capacidades, constituyen una lógica estratégica que hacen especialmente atractiva la operación".

Mingoes consciente de las dificultades por las que atraviesa Emesa y del "duro trabajo" que queda por delante. No obstante, se muestra optimista y cree que "con el esfuerzo, el trabajo y el compromiso de todos, seremos capaces de volver a situar EMESA en la situación que sus capacidades la hacen acreedora y volver a ser un referente internacional para desarrollar proyectos y soluciones de la máxima complejidad".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad