La Caixa acepta la oferta de ACS y Atlantia por Abertis. En la imagen, Isidro Fainé. EFE

Isidro Fainé se retira discretamente (pero no puede evitar el ruido)

stop

Isidro Fainé pilota con discreción su relevo al frente de Gas Natural creando la apariencia de que todo estaba previsto

en Barcelona, 07 de febrero de 2018 (05:00 CET)

Presidente de honor. Esta es la salida honrosa, valga la redundancia, que Isidro Fainé ha encontrado para su corta –inesperadamente corta– presidencia de Gas Natural Fenosa. El presidente de la Fundación Bancaria La Caixa deja por sorpresa la primera línea de decisión en la energética e inicia su retirada de la primera línea empresarial, tras más de una década como presidente de Caixabank –antes La Caixa– y menos de año y medio en Gas Natural.

Su salida de la gasista ha sido mucho más discreta que su llegada, que era vox populi meses antes de que se produjera. Esta vez lo que era vox populi era que Rafael Villaseca estaba en la cuerda floja, y que podía ser sustituido por Francisco Reynés, pero lo que no se esperaba es que Reynés viniera a ocupar el puesto de ambos como presidente ejecutivo. Fainé seguirá de presidente de honor pero sin atribuciones. Deja paso.

La sorpresa saltó este martes, cuando Expansión avanzó que Fainé cedería la presidencia a Reynés. De forma cuidadosamente programada, como una operación quirúrgica, Fainé y su entorno más cercano se encargaron de trasladar la información justa, sin detalles, y a una hora prudencialmente avanzada, para evitar filtraciones. Todo medido para que se publicara exactamente lo que querían que se publicara.

Fainé avisa a De Guindos

Poco antes de que se lanzara la información, La Caixa avisó al Gobierno. Lo hizo al menos a un ministro, el de economía, Luis de Guindos, pese a que no es el de Gas Natural –el ministro de energía es Álvaro Nadal–. También era tarde, y no fue una consulta ni se comunicó en persona, sino que se informó telefónicamente.

La noticia empezó a correr como la pólvora, sin desmentidos y con muchos interrogantes. ¿Por qué? ¿Qué hará Fainé? No se confirmó y no se hizo oficial hasta pasadas las 8 de la tarde, cuando tras los consejos de administración de Gas Natural y de Abertis, ambas compañías enviaron sendos hechos relevantes a la CNMV. Antes de ello, Reynés se desplazó a la sede de Gas Natural en Madrid para hacerse una foto con Fainé y Villaseca.

Isidro Fainé, Francisco Reynés y Rafael Villaseca. EFE

Como se hacen las cosas en el universo La Caixa, se cuidaron mucho las formas. Ni Fainé ni Villaseca se van a su casa, por así decirlo. El primero será presidente de honor de la gasista… aunque no ha sido presidente ni año y medio. Villaseca presidirá la Fundación Gas Natural Fenosa y, este miércoles, hará la última aportación a la causa, tras 13 años como consejero delegado, presentando los resultados de la compañía en 2017.

El nuevo plan estratégico de Gas Natural

Según lo comunicado por Gas Natural y la Fundación Bancaria La Caixa, primer accionista de la energética, Fainé deja paso para que Reynés lidere el nuevo plan estratégico, que dibujará el futuro del grupo. Hasta ahora era Villaseca quien lo estaba elaborando, igual que los últimos, por lo que Reynés también podría haberlo hecho como consejero delegado con Fainé de presidente.

La salida del presidente de La Caixa de Gas Natural tampoco estaba prevista, como apuntó la fundación. Fainé inició en 2017 algunas desinversiones, cogiendo fuerzas para participar en la integración del sector energético en Europa, y se ha quedado a medias. De hecho, llegó a iniciar conversaciones con EDP para una fusión, por lo que su papel no fue de transición. Anhelaba una operación importante que hiciera crecer Gas Natural. Ahora deja una compañía más pequeña que la que heredó.

El paso al lado de Fainé sorprendió e hizo ruido precisamente por ello, porque no estaba prevista. Varias fuentes apuntaron a Economía Digital que ha sido una decisión personal del ejecutivo, meditada de forma muy íntima y con algo de personal, pero también motivada por la presión de los accionistas porque la compañía inicie una nueva etapa. No pidieron su cabeza, pero sí querían un cambio que rentabilice por fin su inversión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad