Trabajadora de Isidro de la Cal

Isidro de la Cal: venta, desguace o liquidación

Los trabajadores cargan contra el administrador concursal y desvelan que hay inversores interesados en las piscifactorías; la Xunta busca compradores

La incertidumbre crece en la plantilla de Isidro 1952, la antigua Isidro de la Cal, que presentó concurso de acreedores a finales de enero. El comité de empresa compareció en rueda de prensa este viernes para lamentar la actitud del administrador concursal, que no está trasladando información a los trabajadores después de advertirles que valoraba presentar un ERE extintivo para todo el personal.

La presidenta del comité, Olga Rodríguez (CIG), explicó que “en la reunión mantenida el jueves de la semana pasada, la primera de carácter formal con el administrador desde su nombramiento, les advirtió que tenía una reunión con representantes de Lidl en Barcelona para tantear el interés de la cadena de distribución en seguir adquiriendo productos de Isidro 1952.

Del resultado de esa reunión dependía si “propondría un ERE de extinción para todo el cuadro de personal”, o bien valoraba “retomar paulatinamente la producción”. Una semana después, los trabajadores continúan sin saber cuál fue el resultado de aquel encuentro.

La preocupación de la plantilla se ha disparado porque la administración concursal no responde a las llamadas y correos electrónicos en los que los representantes de los trabajadores solicitan información. “La opacidad con la que actúa el administrador llegó a tal punto que nos enteramos por compañeros de que una empresa de Vigo está interesada en comprar las piscifactorías”, señaló Olga Rodríguez.

La venta de las piscifactorías supondría iniciar el desguace de Isidro 1952, que tiene como principal activo la planta del polígono de Espíritu Santo, con un gran centro de procesado de sushi. Los trabajadores consideran que mantener estas instalaciones y relanzarlas requiere mantener a toda la plantilla.

La Xunta traslada varios inversores interesados

Los trabajadores mantuvieron una reunión con la Xunta este miércoles, en la que el Gobierno gallego les informó de que está buscando posibles inversores para la empresa con base en el polígono Espíritu Santo de Cambre y que varios han confirmado su interés. La Xunta, según indicó, desconoce si el administrador concursal tiene intención de cerrar la empresa. La plantilla teme que sea así, pues fuentes judiciales les trasladaron que pretendía extinguir y liquidar la sociedad.

El comité de empresa ha pedido a la Xunta que se implique en la continuidad de la empresa ante las inversiones de “alrededor de 23 millones” que aportaron el Igape y Xesgalicia al grupo y que tenían como objetivo “la creación de empleo y tejido industrial”.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad