Inversores nacionales y extranjeros ponen los ojos en las bodegas gallegas

stop

Chinos, árabes e ingleses compran negocios vitivinícolas por toda España

Viñedos de Vinum Terrae

22 de marzo de 2013 (03:01 CET)

A pesar de la crisis, en Galicia todavía hay negocios que centran las miradas del mundo empresarial. Las bodegas de la comunidad se están convirtiendo en objeto de deseo tanto por parte de inversores nacionales como extranjeros. Ingleses en su mayoría, pero también chinos y árabes se interesan por negocios vitivinícolas ya montados y a pleno rendimiento. En la comunidad puede sobrepasar el millón de euros.

Según explica Rafael Canales, que gestiona el portal web aldeas abandonadas, ya se han producido las primeras ventas en Galicia aunque se lleva en la más absoluta confidencialidad.

Precios más asequibles


El interés extranjero no es exclusivo de la comunidad gallega. Otras zonas de la geografía española también poseen negocios que llaman la atención de estos inversores extranjeros que buscan poder producir vino y exportarlo a sus países. “No solo se interesan por las bodegas gallegas. Piden mucho las de Ribera de Duero y en Catalunya también se han vendido ya varias”, explica Canales, quien también destaca las bodegas cántabras.

Galicia cuenta con una ventaja y es que sus negocios vitivinícolas, la mayoría en la Ribeira Sacra, son las asequibles. “Una bodega en el Ampurdan puede llegar a los cuatro millones de euros”, comentan desde Aldeas Abandonadas. En la comunidad se encuentran incluso “gangas”, como la que representa una bodega en Ourense, en plena producción y con etiquetado. “Está a la venta por 225.000 euros. Una oportunidad única”, comentan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad