Inveravante solicita concurso de acreedores para Caramelo

stop

La empresa avanza que formulará un ERE que se concretará en las próximas semanas

15 de abril de 2013 (13:51 CET)

La firma de moda Caramelo ha solicitado esta mañana el concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado Mercantil de A Coruña, ante “la extrema situación que atraviesa”, indica la compañía, participada en más de un 92% por Inveravante, la corporación del empresario gallego Manuel Jove.

En una nota remitida a los medios la compañía informa de que esta mañana la dirección de Caramelo trasladó al comité de empresa y al conjunto de la plantilla que esta decisión obedece a las recurrentes pérdidas de explotación de los últimos años y en particular “a la constatación de la caída de las ventas del primer trimestre de 2013, que hacen prever un volumen de déficit de caja para este ejercicio incluso superior al de 2012, que la compañía es ya incapaz de afrontar”.

Plan de negocio fallido

“A lo largo de 2012 Caramelo desarrolló un plan de negocio con cambios importantes en materia de diseño, compras, procesos productivos, ventas e internacionalización. Sin embargo, y a pesar de haber contado para ello con importantes aportaciones extraordinarias por parte de su accionista principal de más de 16 millones de euros, este último esfuerzo por recuperar la senda de la rentabilidad no ha conseguido invertir la tendencia negativa de las ventas”, informa la empresa en su comunicado.

La decisión de la empresa textil trae aparejado un expediente de regulación de empleo, así como el más que probable cierre de tiendas. “Tras la presentación del concurso de acreedores, se abre una nueva etapa en la historia de Caramelo, que necesariamente conduce a un profundo redimensionamiento de la empresa textil, con el objetivo de mantener únicamente las unidades de negocio que sean rentables para conseguir la viabilidad, a la vez que su apertura a la incorporación de nuevos inversores, que puedan participar en la compañía y aportar sinergias de gestión. En el marco de este planteamiento, y una vez que se haya declarado el concurso de acreedores, se formulará un ERE en unas condiciones que se concretarán en las próximas semanas”, informan.

En preconcurso en 2009

No es la primera vez que Caramelo se coloca al borde del abismo concursal. En junio de 2009, el mismo día en que la Inspección de Trabajo ponía sobre la mesa su informe desfavorable al despido colectivo para 237 empleados de Caramelo, el accionista mayoritario, Manuel Jove, comunicaba al Juzgado Mercantil número 1 de A Coruña el inicio de los trámites para presentar concurso de acreedores. Lo hacía en virtud de la entonces reciente reforma de la Ley Concursal que deja la puerta abierta a la negociación con los acreedores, previa a la solicitud de la declaración de suspensión de pagos, período para el cual tuvo tres meses. Caramelo entraba así en preconcurso de acreedores, del que logró salir.

Órdago a trabajadores, autoridad laboral y a la propia Xunta, accionista de la compañía, o simple fórmula para ganar tiempo, la decisión de Jove, como ahora, cogió por sorpresa al comité de empresa en aquel verano de 2009, justo un día después de que la plantilla hubiera desistido de sus movilizaciones, que fueron muy intensas durante las semanas previas.

Ayudas de la Xunta

Con 237 trabajadores, de algo más de 800 empleados, pendientes del dictamen de la Xunta sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), Jove apelaba a la vía de los hechos consumados e iniciaba los trámites para presentar formalmente el concurso, que arrancó con la fase previa de negociación con los acreedores, al amparo del reformado artículo 5.3 de la Ley Concursal. Entre ellos no sólo se encontraban entidades financieras, Seguridad Social, Hacienda y proveedores. También figuraba la propia Xunta, que en la etapa del bipartito concedió 21 millones de euros en préstamos a Caramelo y otros seis millones en avales sin contraprestación alguna para el mantenimiento del empleo. Con la Xunta de Feijóo fueron al menos otros cinco millones en ayudas para la firma textil, previamente a la presentación del primer preconcurso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad