Intermediarios lácteos recogerán "hasta el 36%" de la leche gallega para especular

stop

Un estudio augura que la falta de inversión industrial tras el fin de las cuotas lácteas elevará el peso de los primeros compradores, bajando más los precios

Un grupo de tractores cortan los accesos a un centro comercial de Santiago de Compostela

en A Coruña, 13 de diciembre de 2015 (01:59 CET)

Si el acuerdo impulsado por el Ministerio de Agricultura no ha servido, hasta la fecha, para mejorar la situación de los ganaderos gallegos, sí que ha diagnosticado algunos de los problemas del sector en la primera región productora de España y una de las principales de Europa. El Gobierno pide la agrupación de productores y la sostenibilidad de la cadena de valor, que pasa por que la distribución eleve los precios que paga a la industria, y que esta repercuta el incremento en lo que abona a los ganaderos.

Mientras esto no mejora y los productores con sus tractores rodean Carrefour y Alcampo –como antes DIA y otros distribuidores--, otros problemas se agravan. Un estudio de la Asociación Galega Terre e Leite --grupo de expertos procedentes de diferentes ámbitos como el universitario, el empresarial o el jurídico-- augura un incremento de los intermediarios del sector lácteo, primeros compradores que no transforman la leche, sino que la adquieren a bajo precio para revenderla a la industria. El informe, que firma el presidente del colectivo y director de Progando, Xosé Turnes, augura que aumentarán su cuota de recogida hasta hacerse con el 36% de la leche que se produce en Galicia.

Hasta el 36% de la leche

Los sindicatos agrarios, expertos e incluso empresarios, han criticado con dureza la presencia de estos actores, que añaden un eslabón más a la cadena de valor por lo que rebajan el margen que queda para los ganaderos. Los sindicatos han acusado a las empresas de utilizarlos para abastecerse de leche a bajo precio. Las fuentes consultadas cifran su impacto en cerca de un 30% de la leche recogida. Es un porcentaje similar al que estima Terra e Leite, que hablaba en el arranque de este año de un 28%.

Cooperativas y sindicatos presionaron para que el acuerdo lácteo firmado incluyese medidas de control sobre estos primeros compradores. Lo preocupante del estudio de Turnes es que augura que los intermediarios ganarán poder y recogerán hasta el 36% de la leche producida en Galicia, debido al final de las cuotas lácteas y la deficiente industrialización del sector.

El problema industrial

Sobre la primera, argumenta el informe que la producción aumentará y, de hecho, así ha sucedido tras el fin de las cuotas. Sin embargo, mientras la producción "es eficiente", convive con una falta de "inversiones estratégicas" en materia de industria, y en un tejido que no está preparado "para aprovechar las oportunidades a nivel global", tanto en Galicia como en España. El problema del mercado español, es que el consumo, aún siendo superior a la producción, está estabilizado, de manera que la llegada de excedentes foráneos a bajo precio provoca un terremoto. O la leche no se recoge o se vende a precio de saldo.

Un informe del Foro Económico de Galicia confirmaba que la comunidad es la única de las diez primeras regiones productoras europeas que no ha tenido ninguna inversión importante –superior a los 20 millones de euros-- entre 2012 y 2014, ante un tan evidente cambio en el modelo de mercado por el fin de las cuotas. En la misma línea, Terra e Leite destaca que las inversiones de la industria láctea en España en el mismo periodo representan solamente un 3,5% de las inversiones, sin que Galicia registrara ninguna importante.

Francia y Alemania se ponen las pilas

Desglosando los datos, que fueron compilados por CNIEL, la interprofesional francesa, la industria láctea europea destinó 5.500 millones a 190 proyectos de inversión entre enero de 2012 y junio de 2014. Francia acaparó el 19,7% de la inversión, Alemania el 18,4%, Holanda el 15,7% e Irlanda el 10,4%.

El incremento de la producción con una demanda estable y sin capacidad exportadora es lo que generaría la tormenta perfecta, favoreciendo la especulación con la leche en origen como alternativa a que ninguna empresa la recoja. De ahí, la importancia de los contratos a largo plazo en la que insistieron ganaderos y Ministerio de Agricultura, para dar estabilidad al productor.

El Citröen lácteo

¿Hay alguna empresa en Galicia capaz de batirse en los mercados europeos? Los expertos miran reiteradamente al gigante francés Lactalis, hegemónico en Galicia. Su central de compras, que abastece a sus plantas en España y parte de las europeas, facturó más de 400 millones el año pasado.

Leche Río, apenas se prodiga fuera de la frontera española y tiene bastante con mantenerse a flote. Los productos de valor añadido que elabora dependen fundamentalmente de la antigua planta de Leyma en A Coruña. Al margen de estas dos, las únicas empresas que operan en Galicia con un capital relevante son Lactogal (la portuguesa propietaria de Leche Celta) y Capsa-Central Lechera Asturiana.

En este escenario, el profesor Edelmiro López, autor del estudio realizado para el Foro Económico, pidió lograr un compromiso con Lactalis para liderar el sector y convertirlo en el "Citröen del lácteo".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad