Inminentes vencimientos de deuda de 120 millones aceleran la venta de la AP-9

stop

Abanca, Liberbank y Sacyr tenían aparcada la salida de Itínere, propietaria de la concesionaria gallega, desde 2013 ante la falta de compradores

Tramo de la AP-9

en A Coruña, 13 de julio de 2016 (01:18 CET)

La deuda aprieta, aunque se haya refinanciado hace nada, este mismo año. Y tal es la situación en el caso de Itínere, propietaria de la concesionaria de la Autopista del Atlántico, que tras haber renegociado con los bancos un macrocrédito sindicado en febrero, todavía afronta, para este ejercicio, vencimientos de deuda de prácticamente 120 millones. La situación financiera de la propietaria de la gestora de la AP-9 es un factor determinante para su venta, actualmente en manos del fondo Corsair, como antes lo fue para su anterior propietario mayoritario, en este caso Citi Infraestructure Partners.  

Los propios gestores de Itínere son claros al hacer balance de la gestión financiera del grupo. Y dan detalles. Este año deberán devolver 118,6 millones. "Tras el proceso de refinanciación conjunto y simultáneo de la deuda de Itínere y de su participada Enaitinere, que se ha finalizado en febrero de este año, y que ha supuesto la extensión de su vencimiento hasta octubre de 2025", señala la compañía en su memoria, "la práctica totalidad de la deuda del grupo es a largo plazo".  

Obligaciones pendientes

Sin embargo, una vez realizadas las amortizadas de febrero de 2016, "los vencimientos contractuales de deuda en el grupo durante 2016 ascienden a 118,6 millones de euros, correspondiendo 66,8 millones de euros a una emisión de obligaciones de Audasa, 50,6 millones de euros a una emisión de obligaciones de Aucalsa y 1,25 millones de euros a Autoestradas de Galicia", que se encarga de la explotación de las autopistas de peaje A Coruña-Carballo (AG-55) y Puxeiros-Val Miñor (AG-57), ambas de titularidad de la Xunta. 

Los propios gestores de Itínere, con una oferta de compra en firme por parte de Globalvia, perteneciente a otros tres fondos, estiman, "razonablemente, que los vencimientos de deuda de Audasa y Aucalsa (concesionaria de la Autopista Astur-Leonesa) serán refinanciados a lo largo de este año". Para ello, apelan a la salud financiera de la Autopista del Atlántico, "que al cierre de 2015 disponía de un saldo de tesorería de 238,5 millones de euros", explican. De esta manera, Audasa no solo genera tráfico e ingresos al grupo de una forma abrumadora, sino que representa la caja de la que tirar en caso de afrontar vencimientos.  

El proyecto de refinanciación

Al cierre de 2015, Itínere tenía una deuda bancaria de 1.700 millones de euros, de la que algo más de 1.600 millones eran a largo plazo. Sus propios accionistas, en este caso Abanca y Kutxabank, han sido a lo largo de los años también financiadores.  La estabilización de la deuda de Itínere mediante la novación del contrato de préstamo sindicado cuyo saldo nominal ascendía a 629,3 millones de euros ha sido clave para dotar de cierta estabilidad a las cuentas del grupo.  

Con fecha 6 de octubre de 2015 dicho préstamo fue novado y refundido con el fin de extender su vencimiento a la fecha que resultase de la refinanciación de la deuda de la filial Enaitinere y mejorar el resto de sus condiciones. "La entrada en vigor de la novación quedó sujeta a la condición suspensiva, que se ha cumplido con fecha 16 de febrero de 2016, y en consecuencia la nueva fecha de vencimiento del préstamo es el 6 de octubre de 2025 y el importe nominal, tras las amortizaciones efectuadas, es de 571 millones de euros", explican en su memoria los responsables de Itínere.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad