Imagen de la planta de Inleit en Curtis

Inleit alerta: el mercado de la leche se ha desplomado

La industria empieza a negociar bajadas de precios a los ganaderos debido a la caída del mercado; Unions Agrarias pide a las granjas que no acepten

Inleit, que la semana pasada presentó en Curtis la mayor planta láctea de Galicia, está negociando con las granjas la renovación de los contratos de suministro para la recogida de la leche. Cuenta con 200 proveedores, de los que 53 explotaciones agrarias cuyos contratos vencían el 30 de junio ya han firmado, en su mayoría, las nuevas condiciones. La empresa está comunicando ahora los cambios a las 146 granjas restantes.

Los nuevos contratos son por tres meses y rebajan el precio de compra de la leche en origen, es decir, el que perciben los ganaderos --en trono a 2 céntimos según Unións Agrarias--. Inleit ofrece, además de la garantía de recogida, un precio base mínimo de 29 céntimos, más primas de volumen, calidad higiénica, grasa y proteína y otras variables estipuladas durante la duración del contrato.

Los precios han bajado “drásticamente”

La empresa de Teixeiro, una alianza entre Liasa (Grupo Lácteos Industriales Agrupados) y la estadounidense Rich Products Corporation, entiende que este contrato trimestral prorrogable automáticamente es una buena solución ante el contexto de “incertidumbre” en el mercado.

“Teniendo en cuenta la situación de desplome actual del mercado de la leche, y pese a que los precios han bajado drásticamente por la crisis del Covid-19, la compañía ha tomado la decisión de priorizar y garantizar un precio mínimo por litro de leche a todas las explotaciones lácteas, de modo que los más que posibles vaivenes del mercado a corto plazo repercutan en menor grado a los más de 200 ganaderos y 3 grupos cooperativos a los que recoge su leche a diario”, dice la empresa.

Ante el temor a un contrato tan corto para las granjas, Inleit reitera que el suyo es un proyecto a largo plazo, que quiere dar estabilidad a los ganaderos y que prevé una recuperación del mercado a niveles previos a la pandemia. “Este contrato, en el momento en que los precios del mercado europeo se recuperen a niveles anteriores a la crisis del Covid, garantiza desde su entrada en vigor, mediante indexación, verificable, objetiva e independiente, un incremento de precio base”, añade.

Unións Agrarias pide a los ganaderos que no firmen

Unións Agrarias no ve del mismo modo la situación y alerta de que otras empresas, como Lactalis, el principal operador del sector en Galicia, están también revisando a la baja los contratos de recogida. El responsable de servicios del sindicato, Óscar Pose, señaló este jueves que el aumento de la demanda que tuvo lugar durante los primeros meses de este año supone que "no exista ni una sola razón de mercado" que "justifique" las propuestas de industrias para bajar el precio de coste de la leche.

Unións Agrarias pide a los productores que no acepten las condiciones planteadas por las empresas dado que, según ha afirmado, "imponen una modificación modo unilateral que incumple la norma actual de contratos de cadena".

fotonoticia 20200702130338 1920

Óscar Pose, responsable de servicios de Unións Agrarias

Productores “desprotegidos”

El sindicato cifra el recorte de Inleit en unos 2 céntimos por litro. Pose critica especialmente que los nuevos contratos sean de tres meses pese a que la normativa establece que deben alcanzar un año de duración. En este sentido, denuncia que los productores disponen de contratos de doce meses de vigencia firmados en los que se reflejan unos "precios superiores" y que estos "se intentan romper".

A juicio de Unións Agrarias, la sustitución de los marcos contractuales por unos nuevos de tres meses de duración no garantiza la renovación de estos últimos tras su finalización, por lo que "deja desprotegidos" a los productores.

Lactalis también modifica contratos

Pose ha indicado que la empresa que agrupa a la mayor parte de los proveedores gallegos --más de 1.200 de los 7.400 de la comunidad--, Lactalis, comunicó que resulta preciso modificar los contratos con los productores para ajustarse a la Ley de Cadena Alimentaria y Paquete Lácteo. El problema es que, según asegura, la multinacional francesa está aprovechando la variación pertinente para "modificar el precio" e "introducir un índice que se referencie solo a productos industriales".

A este respecto, el responsable de Servicios de UUAA ha reprobado que cuando se alcanzaron precios muy elevados en productos lácteos en el mercado no se incrementasen los abonos a los proveedores. Así, ha señalado que las industrias aseguraron que las modificaciones dependían de la leche líquida, por lo que ha criticado que, en este momento, "se diga lo contrario".

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad