Fernado Abril-Martorell, presidente de Indra / EFE
stop

Indra gana un 35% menos hasta septiembre y atribuye la caída de beneficio y márgenes a los costes de reestructuración de Tecnocom

en A Coruña, 08 de noviembre de 2018 (05:00 CET)

Indra no se corta al atribuir a Tecnocom parte de sus males.  La compañía obtuvo en los nueve primeros meses de este año un beneficio neto de 55 millones de euros, lo que supone un 35,4% menos que los 85 millones de euros que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior. Todo ello es debido a lo que denomina elementos atípicos, entre los que se encuentran los gastos derivados  de la absorción de Tecnocom.

Indra no se anda con rodeos y explica que el beneficio neto del periodo comprendido entre enero y septiembre se ha visto afectado por la sanción de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (13,5 millones de euros) y por mayores gastos derivados de la reestructuración de Tecnocom (una variación de 5 millones de euros), así como por las mayores amortizaciones (21 millones de euros) y por el impacto de la optimización de las bases fiscales en Brasil en 2017.

De los costes de personal a las amortizaciones

La reestructuración de Tecnocom finalizó en el primer semestre del año y la consecución de las sinergias operativas continúa produciéndose según lo esperado por la compañía, según indica la empresa de Fernando Abril-Martorell. Pese a ello, Tecnocom subyace en todas y cada una de las variables con las que justifica sus resultados Indra. Por ejemplo, los gastos de personal aumentan un 10% en los nueve primeros meses, "principalmente debido a las adquisiciones (Tecnocom comenzó a consolidar a partir del 18 de abril de 2017), junto con los costes de reestructuración asociados a su integración".

Las amortizaciones se han incrementado en 21 millones "tras haber comenzado la comercialización de activos intangibles recientemente finalizados, así como por la amortización de los activos intangibles surgidos en la asignación del precio de adquisición de Tecnocom (5,5 millones de euros)", explica Indra.

También los beneficios y sus márgenes

El beneficio antes de intereses e impuestos (ebit) en los nueve primeros meses ha disminuido un 7% frente al mismo período de 2017, "debido principalmente a los costes de reestructuración de Tecnocom que hubo en la primera mitad del año y a la sanción de la CNMC (27 millones ambos efectos)", explica Indra. Excluyendo estos efectos, el ebit habría crecido un 8% (142 millones este año frente a los 132 millones de 2017). La compañía paraestatal explica que el margen del ebit se sitúa este año en el 5,3% (6,5% excluyendo dichos efectos) frente al 5,8% de 2017 (6,2% excluyendo los costes de reestructuración de Tecnocom).

Otro tanto sucede con el flujo de caja operativo antes de la variación de capital circulante, que muestra un crecimiento del 6% (163 millones frente a 154 millones) "por la mejora de la rentabilidad y pese a los mayores costes de reestructuración asociados a la integración de Tecnocom", dice. En el tercer trimestre de este año, esta partida muestra un crecimiento del 14%, justifica Indra.

En general, las ventas de Indra en los nueve primeros meses del año alcanzaron los 2.174 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,7% en términos reportados en comparación con los 2.116 millones de euros del mismo periodo del año anterior y un aumento del 5,8% en moneda local. Este aumento se debe principalmente a la aportación de las adquisiciones, entre ellas Tecnocom, y al fuerte crecimiento de la división de Transporte y Defensa en el tercer trimestre, con un alza del 42%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad