Inditex y Mango cosechan éxitos mientras los grandes modistos se estrellan

stop

Expertos del sector textil auguran la entrada este 2013 de fondos de inversión en el capital de las firmas en apuros

Establecimiento de Adolfo Domínguez

20 de enero de 2013 (22:58 CET)

La crisis ha tocado con fuerza la moda española, con las salvedades de los grandes gigantes textiles: Inditex y Mango. Mientras los imperios de Amancio Ortega e Isak Andic continúan cosechando éxitos, firmas de prestigio como Adolfo Domínguez o Vitorio y Lucchino tratan de capear el temporal. Para los expertos en el sector, la solución pasa por la entrada de inversores internacionales en la moda española, “la más competitiva del mundo”.

Más allá de la maquinaria comercial de Inditex y Mango, a la que la del resto de firmas no puede compararse, el secreto del éxito de unos y el fracaso de otros radica en la internalización.

Internacionalización


“La crisis del mercado español la sufren todos, los grandes y los pequeños. Entre 2006 y 2012 la ventas en el sector cayeron un 30% y esta campaña de Navidad ha sido especialmente mala”, explica Borja Oria, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex). “Sin embargo, tanto Mango como Inditex ya tienen más mercado fuera de España que dentro, lo que hace que sigan cosechando grandes resultados”, explica.

De hecho, el mercado exterior representa ya casi el 80% de la facturación tanto de Mango como de Inditex. El gigante de Ortega registró a 31 de octubre del pasado año, un beneficio neto de 1.655 millones de euros, un 27% más que en 2011. Uno de los pilares de este crecimiento radicó en la fuerte apuesta por la expansión en el mercado asiático.

Vitorio y Lucchino y Adolfo Domínguez

Pero la moneda de la moda española tiene dos caras. Esta misma semana saltaba la noticia de que dos sociedades de los modistos sevillanos Vitorio y Lucchino entraban en concurso de acreedores, debido a “momentos de dificultad económica”.

También se hacía público que Adolfo Domínguez registró una pérdida neta de 10,39 millones de euros en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal (marzo a noviembre), lo que supone elevar en un 7,3% los números rojos contabilizados en el ejercicio anterior. A pesar de esto, la firma del modisto ourensano espera lograr una mejoría en el tercer trimestre gracias al plan de recuperación puesto en marcha y al mayor peso de la tienda on line.

Antes estos datos, los expertos en el sector textil tienen claro que la supervivencia de la moda española pasa por la entrada de inversores. Algo que, aseguran, se podría materializar este 2013, puesto que hay fondos interesados.

El caso de Pedro del Hierro

“Hay interés por parte de fondos capital riesgo tanto nacionales como internacionales. Eso se debe a que se han ajustado mucho las valoraciones y, por otro lado, porque no hay ningún mercado tan competitivo como el español”, indica Oria. “El hecho de tener dos gigantes como Inditex y Mango ha hecho que el resto de empresas hayan tenido que ajustar costes y lanzar ofertas muy competitivas para sobrevivir”, indica.

“En España existen muy buenos diseñadores. El futuro pasa porque, a través de buenos inversores, puedan llevar a cabo colecciones comerciales. Un caso de éxito en este sentido es el que logró Cortefiel con Pedro del Hierro”, explica a Economía Digital Ángel Asensio, presidente de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon).

Desde Fedecon creen que 2013 puede ser el año en el que comience la recuperación en el textil. “Tenemos esperanza. Las perspectivas son que la bolsa siga subiendo, la prima de riesgo baje y los bancos se abran de nuevo a la financiación. Será fundamental para la entrada de inversores”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad