Inditex se suelta el pelo: multiplica por seis sus inversiones financieras

stop

El grupo textil tiene en caja 3.500 millones, frente a unas inversiones en fondos y renta fija que se disparan y alcanzan casi 1.500 millones

Pablo Isla, presidente de Inditex, durante la presentación de resultados en Arteixo

en A Coruña, 21 de septiembre de 2016 (18:20 CET)

Algo ha cambiado en Arteixo en estos seis primeros meses del año. Al menos, en cuanto a la política de inversiones de Inditex. El grupo textil fundado por Amancio Ortega y pilotado por Pablo Isla ha optado por sacar rendimiento a la excelente posición de caja que mantiene. Inditex apenas recurre a los bancos. Su deuda es de unos 127 millones, para una posición financiera neta de prácticamente 5.000 millones de euros. 

En esta primera mitad del año, el primer grupo textil del mundo ha puesto a trabajar su dinero, por resumirlo de algún modo. Así, su holgada posición de caja se ha rebajado sensiblemente (de 4.117 millones a 3.551 millones en un año), al tiempo que se han disparado sus inversiones financieras temporales. En total, 1.489 millones, frente a los 248 millones que tenía invertidos en la primera mitad del año pasado.  Generalmente, se trata de la colocación de recursos ociosos en instrumentos con vencimiento inferior a un año para buscar una rentabilidad que de otra manera apenas tendría: acciones, obligaciones, créditos que concede, depósitos... 

Solidez financiera

Comparado con el primer semestre del año pasado, en esta primera mitad de ejercicio Inditex ha multiplicado por seis sus inversiones financieras temporales. Tradicionalmente, en Arteixo este tipo de inversiones se destinan de manera prioritaria a fondos de inversión en activos del mercado monetario y de títulos de renta fija con vencimientos medios ponderados de entre 90 días y 12 meses, "de alta calidad crediticia y elevada liquidez", según detalla en sus memorias. En esta ocasión, la compañía no explica el cambio de política. 

La solidez financiera del gigante textil es otra de sus armas secretas, no siempre del todo analizada con detalle. Y ha tenido un crecimiento constante, al menos en lo que a su caja se refiere, que ahora se ve sensiblemente recortado en favor de las inversiones financieras. A enero de 2012, Inditex tenía en caja unos 1.218 millones, que prácticamente se duplicaron en un año, al pasar a 2.583 millones. En julio de 2015 llegaron a su máximo, con 4.117 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad