Inditex se reta a sí misma con sus resultados anuales

stop

El miércoles presentará sus cuentas correspondientes al ejercicio 2013, marcadas por la incógnita sobre la recuperación del mercado español y las históricas cifras alcanzadas hace un año

Pablo Isla, en la presentación de resultados de Inditex

17 de marzo de 2014 (22:23 CET)

Este miércoles se despejará la incógnita. El gigante textil Inditex dará a conocer los resultados del ejercicio 2013 bajo la atenta mirada de todo el sector. El grupo fundado por Amancio Ortega se enfrenta a su propia marca, ya que se antoja complicado que pueda superar los espectaculares resultados firmados en 2012. Entonces logró un beneficio neto de 2.341 millones de euros, una mejora de un 22% con respecto al año anterior. Sus ventas se incrementaron un 16%, y de la mano de China y América sumaron 15.946 millones.

El espectacular crecimiento de 2012 no se ha visto reflejado en los resultados ofrecidos por la textil a lo largo de los tres primeros trimestres del ejercicio pasado. No obstante, el pasado septiembre, el presidente del grupo gallego, Pablo Isla, avanzó que diversos indicadores estaban comenzado a mostrar señales sobre la “recuperación de la economía” española, a pesar de que sus ventas cayeron en el mercado nacional en cinco puntos durante el primer semestre del año. Mañana se sabrá si, en el último tercio de sus ejercicio fiscal, el gigante ha notado los ansiados brotes verdes.

El precedente espectacular de 2012

Ya en el ejercicio 2012, a pesar de sus impresionantes resultados, la facturación conseguida en España pasó del 25% al 21%. La apertura de su tienda estrella en Nueva York, llegar a lo más alto del Ibex y traspasar la barrera de los cien euros en bolsa fueron algunos de los hitos conseguidos en su mejor ejercicio desde que comenzó a cotizar en el parqué.

La presentación de los resultados de Inditex se produce en un momento en el que las acciones del gigante están a la baja. Este lunes, la textil cerraba a un precio de 103,35 euros por acción, casi un 16% menos que el valor que los inversores otorgaron a sus títulos a finales del pasado año. El retroceso alertó a las grandes firmas de inversión internacionales, como Standard & Poor's, Citi o Goldman Sachs, que ya no tienen al grupo entre sus valores favoritos y no recomiendan la compra. No obstante, la situación que vive la compañía en el parqué desde principios de año no tiene por qué ser indicador del mayor o menor éxito de sus resultados.

Mercados emergentes, una apuesta que puede salir cara

Los analistas sostienen que la caída de Inditex en bolsa es achacable a la debilidad de las economías emergentes y a la depreciación de sus divisas. Este hecho, podría tener repercusión en los resultados de 2013, teniendo en cuenta que a finales del último ejercicio auditado las ventas en Asia y América representaban ya el 34% de la facturación total del grupo.

A principios del año pasado contaba con 482 tiendas en América, entre propias y franquiciadas, y más de 1.000 en territorios asiáticos y de fuera de la Unión Europea y España.

Pero todo se cuida al milímetro en el grupo de Pablo Isla. Ya en la memoria de 2012, Inditex indicaba que operar en el ámbito internacional está expuesto al riesgo del tipo de cambio por operaciones de divisa, especialmente el dólar. “El riesgo de tipo de cambio surge de transacciones comerciales futuras y los activos y pasivos reconocidos en moneda distinta al euro”, explicaba la empresa. "Para controlarlo, la sociedad emplea contratos de divisa a plazo”, apuntaban.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad