Inditex se compromete a eliminar las sustancias químicas peligrosas de su ropa

stop

Asegura a Greenpeace que abandonará las emisiones peligrosas por completo en 2020

Talleres de Inditex

29 de noviembre de 2012 (12:07 CET)

Inditex, el grupo textil más grande del mundo y matriz de Zara, se ha comprometido con Greenpeace a eliminar todas las emisiones de sustancias químicas peligrosas a lo largo de su cadena de suministro y de sus productos para el año 2020.
"Es un compromiso de Inditex que da continuidad a nuestra política medioambiental. Llevamos mucho tiempo trabajando con el objetivo de alcanzar el compromiso del 'Vertido Cero', dentro de nuestra política de responsabilidad corporativa, en la dimensión medioambiental", destacan fuentes de la compañía.

Por su parte, Greenpeace celebra esta decisión, exige al resto de empresas del sector "que sigan el ejemplo" del grupo español y felicita a los "cientos de miles de personas" que han apoyado la campaña Detox y que, según resaltan, "han sido los promotores del cambio de la empresa".

Diálogo intenso

La compañía subraya que este compromiso incluye "toda una serie de medidas muy exigentes, muy realistas y muy creíbles --se pueden consultar en su página web corporativa--, con un calendario y un nivel de detalle riguroso". Además, incide en el "impulso" también de un programa de investigación técnica y científica para analizar "alternativas" a la utilización de ciertas sustancias.

Por último, Inditex llama la atención acerca del diálogo "muy intenso" que mantiene con el grupo ecologista desde el pasado mes de mayo. "Como primer paso, Inditex comenzará a exigir a sus proveedores a partir de marzo del próximo año que proporcionen datos sobre sus vertidos y llegará hasta a 100 instalaciones para finales de 2013, lo que permitirá a las personas que viven cerca de estas instalaciones el acceso a la información acerca de los productos químicos que vierten estas instalaciones", explica Greenpeace a través de un comunicado.

Acuerdo tras la polémica


El acuerdo de Zara se produce nueve días después de que Greenpeace publicase su informe 'Puntadas tóxicas', remarca el grupo ecologista. "Desde entonces, más de 315.000 personas se han unido a la petición a Zara para que descontamine su cadena de producción y su ropa, y decenas de miles de personas se han movilizado a través de las redes sociales", recuerda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad