Inditex responde a la presión sindical con una oleada de nuevos indefinidos

stop

La negociación que arrancó tras el encierro de sindicalistas en centros logísticos de la multinacional, finaliza con la firma de un acuerdo para convertir 541 contratos temporales en fijos

Encierros de los trabajadores en los centros logísticos de Inditex

en A Coruña, 07 de octubre de 2016 (03:08 CET)

Inditex comienza a poner remedio a una de las críticas más habituales de los sindicatos con representatividad en el grupo, que no entendían como el progresivo crecimiento de la multinacional se acompañaba de elevadas tasas de temporalidad en la plantilla.

La petición de más contratos indefinidos, que se repetía en cada junta de accionistas cuando tomaban la palabra los representantes sindicales, desembocó el pasado verano en un encierro de trabajadores en varios centros logísticos y fábricas de Inditex en España.

La turbulenta negociación acabó con un pacto para convertir 450 contratos temporales en indefinidos, 295 en los centros logísticos de Zara en Madrid y Zaragoza, y 155 en el resto de cadenas. Se firmó entonces un acuerdo para el primer semestre del año, que acaba de vivir ahora su segunda parte, con otro acuerdo firmado el 28 de septiembre en Madrid.

Medio millar de nuevos indefinidos

Inditex se compromete a finalizar el año con 541 nuevos indefinidos, realizando 224 conversiones en el segundo semestre. Bershka Logística, en Tordera (Barcelona), es el único centro para el que no se ha llegado a un acuerdo, informa CC.OO.

La central, por tanto, no da por cerrada la ofensiva contra la temporalidad, pues además de considerar oportuno incorporar las instalaciones catalanas, cree que hay margen para más contratos indefinidos en otros centros, como el de Stradivarius en Sallent o el de Zara Home en Cabanillas, debido al crecimiento de estas cadenas.

En Arteixo, informa CGT, se comenzarán en breve las negociaciones con el mismo objetivo. El centro logístico gallego tiene también pendiente la negociación del convenio colectivo para los próximos tres años.

Siguen los problemas con la mútua

La temporalidad ha sido un reproche recurrente a la dirección de Inditex por parte de los sindicatos, al darse situaciones de trabajadores con años de experiencia en la compañía encadenando contratos temporales.

La otra gran fuente de conflicto en los últimos años ha sido la mútua, Fraternidad Muprespa, que tiene al frente al ex vicepresidente de Inditex, Carlos Espinosa de los Monteros. Según fuentes sindicales, las dificultades para el reconocimiento de enfermedades profesionales persisten y la mútua se niega a transmitir información sobre dolencias amparándose en la protección de datos.

Ante el atasco, Inditex ha propuesto un plan de rotaciones a la plantilla de manera que se alivie la carga de trabajo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad